Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

Cuba, el turismo internacional y sus potencialidades (II)
Por José Luis Rodríguez - Asesor del CIEM

[04-04.2014]- Actualización 9:00 am de Cuba

Luego de un primer decenio de notable crecimiento en el turismo, varios factores externos e internos comenzaron a incidir en los ritmos de crecimiento alcanzados, por lo que es preciso tomarlos en cuenta y para este análisis se considerarán valoraciones de notables especialistas que han trabajado durante años en el tema, incluyendo a Miguel Figueras, Rogelio Quintana, Ramón Martín y Julián Rodríguez. En este último caso vale apuntar que sus comentarios a la primera parte de este trabajo, resultaron de mucho interés para el autor.

Según los datos de la ONEI, luego de una rápida expansión inicial, el número de turistas que arribaron a Cuba que creció siete veces entre 1990 y el 2005, entre esa fecha y el 2013 el incremento se redujo al 23%. Por otro lado, las inversiones en hoteles y restaurantes promediaron 350,6 millones de pesos anuales de 1994 al 2005 y aumentaron a una media de 471,5 millones entre en 2006 y el 2012, pero los niveles de ocupación en los hoteles descendieron del 62,9% en 1995 a un estimado del 52,6% en el 2013.

Finalmente, los ingresos brutos por turista bajaron de 1098 pesos en el año 2000 a 837,3 pesos en el 2013.

Para explicar estas tendencias un primer elemento lo aportaron los atentados del 11 de septiembre del 2001, coyuntura que afectó durante varios años a la industria del ocio en todo el mundo y que llevaron a que el turismo internacional en Cuba no creciera ese año y decreciera -por primera vez- un 5% en el 2002. No obstante, todavía entre el 2000 y el 2005 el número de turistas aumentó un 33%.

Un segundo elemento que no se puede desconocer es que la crisis económica más impactante desde los años 30 del pasado siglo golpeó -y aun continúa golpeando- los ingresos de la mayor parte de la población en los países emisores de turismo hacia Cuba en los últimos cinco años. Esto ha sido particularmente relevante para el segmento mayoritario de turistas que se ubican en la franja de ingresos medios y bajos, lo cual se ha reflejado en la ralentización del crecimiento en el número de visitantes ya apuntado y también en el descenso de alrededor de un 9% del ingreso por turista-día en once años.

Un tercer grupo de elementos que estuvieron presentes en los primeros casi 20 años de desarrollo turístico irían posteriormente reduciendo su impacto inicial. En este caso pueden incluirse la propia irrupción de Cuba en el mercado con una notable calidad en el entorno geográfico natural, prácticamente virgen en muchos casos; instalaciones hoteleras recién construidas y también atractivos históricos y culturales novedosos para la mayoría de los visitantes que arribaban a Cuba por primera vez.

Dentro de este conjunto de elementos puede decirse que el factor novedad, que impacto en buena parte de los 37 millones de turistas que arribaron al país por primera vez entre 1990 y el 2012, debió ser sustituido por otros elementos que lograran una mayor repetición de los visitantes a mediano y largo plazo.

Por último, puede añadirse que la concentración entre un 71 y un 78% del turismo en el destino sol y playa durante los últimos años, con la modalidad de todo incluido, ha limitado el incremento del gasto por turista-día, por lo que se demanda la diversificación de la oferta turística para incrementar la satisfacción del visitante en instalaciones extra-hoteleras.

Precisamente es en este último aspecto en el que pueden apreciarse las mayores potencialidades para crecer en el turismo internacional.

Dentro de los nuevos productos turísticos posibles a desarrollar se encuentran el turismo de salud, de ciudad, de naturaleza, de eventos y el turismo cultural, entre los más significativos. No obstante, la disponibilidad actual de las instalaciones para su desarrollo son limitadas considerando la existencia de solo dos parques temáticos; dos campos de golf y una red muy reducida de teatros, cines, cabarets y parques de diversiones, con un notable nivel de deterioro en muchas de estas construcciones.

Algunos procesos inversionistas en ciernes apuntan a modificar esta situación. Así se reportó que -en los marcos de un proyecto que abarca la construcción de 16 instalaciones- el pasado año se firmó el contrato para la construcción de un nuevo campo de golf en Varadero por valor de 350 millones de dólares entre el grupo británico Esencia Group y el Grupo Palmares del MINTUR. Esta inversión incluye la construcción de 650 apartamentos asociados al campo de golf, lo que supone una solución puntual al tema inmobiliario.

Igualmente las inversiones en diversos puertos del país deben propiciar un mayor desarrollo de turismo de cruceros, aunque en el mismo presiona negativamente el bloqueo de EEUU, particularmente en el entorno caribeño.

En el ámbito de las mayores inversiones continuará teniendo un importante papel la participación de capital extranjero, especialmente en lo referido a contratos de administración, aunque otras alternativas deberán abrirse una vez que se apruebe la nueva Ley de Inversión Extranjera del país.

No obstante, la solución de otros aspectos que hoy constituyen quejas de los turistas demanda otro tipo de soluciones no tan costosas. Ese es el caso de la relación calidad-precio en los servicios, en la que incide fuertemente la calificación y profesionalidad de la fuerza de trabajo.

También es importante desarrollar un programa de recapitalización de instalaciones culturales, así como la ampliación de capacidades para el turismo de salud.

En todo caso resulta evidente que el turismo internacional continuará proporcionando una importante fuente de ingresos al país. En este año se espera un crecimiento del 10,4% en el número de visitantes, lo que supone llegar a 3,150,000 turistas, cifra que demandará un esfuerzo comercializador extraordinario, tomando en cuenta que en el 2013 el turismo solo creció un 0,5% y que un incremento interanual como el que se propone resultaría extraordinario en un año en que la economía crecerá solo un 2,2%.

Marzo 28 del 2014.

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2014  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.