Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

“Nuestra aspiración debe ser erradicar el hambre”
Por Lisandra Fariñas Acosta y Arianna Ceballos
El representante de la FAO en Cuba, Theodor Friedrich, conversó con Granma a propósito de la celebración de la 33 Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, a la cual Cuba asistirá

[08.05.2014]- Actualización 6:00 pm de Cuba

Millones de personas amanecen hoy, como todos los días en este mundo nuestro, sin apenas un pan para llevarse a la boca. Son pobres y pasan hambre, dos condiciones que van de la mano.

América Latina y el Caribe, por ejemplo, cargan todavía con la paradoja de ser una región rica en recursos naturales, pero donde la distribución de estos la han convertido en una zona de inequidad social. La alimentación no es para muchos un derecho.

No obstante, es “probablemente la única región que va a alcanzar la meta del milenio en términos de hambre, a pesar de las grandes diferencias que existen”.

Así comenzó su diálogo con Granma el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Cuba, Theodor Friedrich, a propósito de la celebración de la 33 Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, que comienza hoy en la ciudad de Santiago de Chile, y se extiende hasta el próximo día nueve, y a la cual Cuba asistirá.

América Latina y el Caribe es la región del mundo que mayores avances ha hecho en la lucha contra el hambre en las últimas dos décadas. Ocho países de la región han logrado erradicar el hambre mientras que quince ya han alcanzado el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, reduciendo a la mitad el porcentaje de personas que sufren hambre.

“La meta del milenio no es totalmente satisfactoria. El objetivo al cual debemos aspirar es a la erradicación del hambre. En este sentido, en la región ya existen pronunciamientos políticos. Por ejemplo, ello se confirmó en la reciente Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Hay programas regionales, que no solo miran sus propias políticas nacionales, sino también colaboran con programas de apoyo a otros países más pobres”.

Además de consolidar el avance regional en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza extrema, fomentar el desarrollo sustentable de la agricultura y el avance hacia sistemas alimentarios inclusivos y eficientes, los participantes en la conferencia también analizarán la seguridad alimentaria, la adaptación al cambio climático, el desarrollo de la agricultura familiar, la producción y comercio de alimentos y la Cooperación Sur-Sur entre los países del área.

Al respecto, Friedrich dijo que otra de las problemáticas existentes es que incluso “hasta los países más productivos, que ya hasta exportan alimentos, están degradando sus recursos naturales, lo cual pone en peligro la soberanía y el futuro de la seguridad alimentaria”. En ese sentido, desde hace varias décadas, la FAO ha promovido la agricultura climáticamente inteligente y la intensificación sostenible de la producción agrícola, basados en la agricultura de conservación, puntualizó. “El fomento de la agricultura familiar es prioritario para el sustento de la producción de alimentos. No puede verse como la agricultura de los pobres, aunque los campesinos de subsistencia en su totalidad representan agricultores familiares. No se define por su tamaño, sino por su operación y su interés, pues se basa en mano de obra de la familia y usa trabajadores pagados en un porcentaje inferior. A diferencia de las empresas, se preocupa por la sostenibilidad. La agricultura familiar es un concepto que nos lleva al futuro”, resaltó Friedrich.

Recientemente la FAO reconoció a nuestro país por sus acciones para la erradicación del hambre.

“Todavía falta mucho. La importación de alimentos está por encima del 70%, a excepción de algunos rubros. Cuba apenas está comenzando a reactivar su producción agrícola. La entrega de tierra y las reformas en las formas organizativas de las empresas agrícolas en las cooperativas por ejemplo son pasos importantes. Pero también necesitamos tecnologías, conceptos como la intensificación de la sostenibilidad, hecho justamente para condiciones como las de Cuba, con suelos y recursos naturales degradados y falta de dinero para apoyarse en insumos como fertilizantes que normalmente son la respuesta cuando la producción es baja”, explicó el representante de la FAO en nuestro país.

Sobre la seguridad alimentaria, Friedrich, enfatizó en que una alimentación sana depende también de la cultura y la educación, que las personas entiendan la importancia de los valores nutritivos de lo que comen.

“Cuba ya tiene obesidad en un porcentaje alto (21%)” —lo cual es una señal de hábitos alimentarios inadecuados. “Programas como el de la Agricultura Urbana y Suburbana, que se proponen llevar los productos más cerca del consumidor, han abierto un poco la conciencia y aumentado el gusto por las verduras”.

En este aspecto, comentó el entrevistado, también influyen la organización de la cadena productiva, determinante en la calidad de los alimentos. “Muchos de los problemas que tenemos en las cadenas se deben a la desconexión entre la producción y los centros de consumo; hoy vemos la tendencia en muchos países de producir y consumir localmente. Lo mejor sería una diversificación, y que los municipios puedan alimentarse de su producción, tendrían menos problemas en las cadenas, productos más frescos y directos y retroalimentación entre consumidor y productor”, concluyó.

(Tomado de Granma)

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2014  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.