Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

China: economía y más
Por Jorge Gómez Barata

[10.10.2014]- Actualización 10:00 pm de Cuba

Antes del fracaso de la irrecuperable opción socialista soviética y de que, Hugo Chávez codificara la expresión “Socialismo del Siglo XXI”, China desplegó la más grande rectificación política y económica de que se tiene conocimiento.

La notoriedad alcanzada por la República Popular China como la más dinámica de las economías mundiales, ha opacado su condición de paradigma de la capacidad del sistema socialista para innovar y rectificar, incluso para reinventarse.

No obstante apartarse de la Unión soviética, incluso romper con ella, China quedó atrapada en un modelo basado en la propiedad estatal absoluta, el culto a la planificación centralizada, y la agricultura colectivizada, que resultó inviable y originó un angustioso estancamiento. Ante la evidencia del fracaso, el gigante asiático protagonizó la más grande reforma del socialismo.

Aunque en la búsqueda de opciones, la dirección china cometió enormes errores como el: Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural Proletaria, el sistema conservó mecanismos reguladores que le permitieron rectificar. El único error que no se ha cometido en China es el del inmovilismo.

En 1972 China protagonizó otro viraje al aceptar la aproximación con los Estados Unidos, cosa que entre otros beneficios le permitió acceder a enormes mercados y asimilar cuantiosos volúmenes de capital y tecnologías extranjeras; así como recuperar el escaño en la ONU y la condición de miembro permanente del Consejo de Seguridad, y con ello la capacidad de veto, en lo cual reside parte sustancial de su relevancia internacional.

La muerte de Mao Sedong en 1976 abrió un período de inestabilidad, asimilada porque la estructura política del país resistió las enormes tensiones de una feroz lucha interna, de las cuales emergió triunfadora la corriente renovadora conducida por Den Xiaoping, que con extraordinaria audacia y lucidez, auspició las reformas que han llevado el país a la condición que ostenta.

La audacia de las sucesivas generaciones de dirigentes chinos, (relevados cada 10 años), no ha tenido otros limites que la conservación del carácter socialista del sistema. Incluso para viabilizar la incorporación de Hong Kong, un territorio emblemático del capitalismo en Asia y el mundo, Den Xiaoping introdujo la insólita fórmula de: “Un país dos sistemas” que constituyó la mayor herejía que el socialismo haya asimilado, y que por cierto hoy es retada y puesta a prueba.

El resto de la historia es conocida. Una combinación de firmeza en la defensa del socialismo, audacia renovadora, y correcta definición de las políticas económicas, y otras favorecidas por las enormes potencialidades del mercado chino y la capacidad de su economía para proveer al mundo de mercaderías baratas, han obrado el milagro de convertir a China en la segunda economía mundial.

El despegue chino radica, no solo en el crecimiento económico sino en la capacidad de preservar el perfil socialista, lo cual convierte su experiencia en un referente para Cuba, que no lo debe imitar aunque si inspirarse en su serena capacidad para rectificar, y audacia para innovar. Allá nos vemos.

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2014  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.