Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

Con la punta del cordel en la mano
Por Ricardo Ronquillo Bello, Marianela Martín y René Tamayo
Avanzamos en la implementación de los Lineamientos a pesar de las grandes dificultades que debemos enfrentar, coinciden en señalar los directivos que acompañaron a JR en un panel sobre la economía cubana contemporánea

[23.02.2015]- Actualización 6:00 am de Cuba

¿Cuánto ha cambiado la economía cubana con el proceso de actualización? ¿Cuáles son los pronósticos para este año?

Estas dos preguntas fueron la base de JR para convocar a un panel de expertos, compuesto esta vez por seis jóvenes de diferentes profesiones que se desempeñan en cargos de dirección en organismos de la Administración Central del Estado y en la Comisión Permanente de Implementación, y que tienen participación en la dirección y ejecución relativas al proceso de actualización del modelo económico cubano.

«El país entra a 2015 con la punta del cordel de la economía en la mano», sentencia Alexander Machado García, director de Inversiones del MEP.

Esta tercera reseña está dedicada a los pronósticos para el 2015, según la opinión de los panelistas, que fueron Grisel Tristá Arbesú, miembro de la Comisión de Implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución; Yunet Medina Delgado, directora de Divisa y Comercio Exterior del Ministerio de Economía y Planificación (MEP); Iris Carrazana, directora de Planificación Empresarial del MEP; Idalmis Álvarez Mendive, subdirectora de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS); Alexander Machado García, director de Inversiones del MEP, y Jesús Otamendiz, director de Empleo del MTSS. Un 2015 con muchos retos

«Los pronósticos macroeconómicos para 2015 ya fueron expuestos en la Asamblea Nacional del Poder Popular en diciembre pasado», recuerda Yunet Medina Delgado, directora de Divisa y Comercio Exterior del Ministerio de Economía y Planificación (MEP).

«El crecimiento ligeramente superior al cuatro por ciento del producto interno bruto (PIB) es optimista, pero necesario. Se sustentará, fundamentalmente, en la industria manufacturera (excluyendo la azucarera, la cual también crecerá), que, con un gran peso en el PIB, debe crecer 11,8 por ciento.

Este año se prevé un crecimiento de la productividad del trabajo superior al salario medio.

«También habrá incrementos en la construcción (15,2 por ciento); el comercio y la reparación de efectos personales (8,1 por ciento); los hoteles y restaurantes (7,6); la agricultura, ganadería y silvicultura (4,1), y el transporte de pasajeros (6,3), entre otros sectores.

«El cuatro por ciento de incremento del PIB está fundamentado, mayormente, en un crecimiento de las importaciones destinadas a la industria manufacturera, porque por su naturaleza un país como Cuba, para aumentar la producción en la industria, debe importar materias primas.

El cuatro por ciento de incremento del PIB está fundamentado, mayormente, en un crecimiento de las importaciones destinadas a la industria manufacturera.

«Todas las condiciones están creadas para dar el salto. Para abrir el año se previó que un volumen grande de las mercancías necesarias para producir estuviera en frontera.

Un ejemplo de los aseguramientos está en la energía —un indicador de eficiencia y de crecimiento. La tenemos garantizada, y será sin deteriorar la intensidad energética del país; es decir, todos los incrementos productivos previstos tienen el combustible que les corresponde.

«¿“Mi” pronóstico? Tendremos un 2015 con muchos retos en el sistema empresarial, que deberá alcanzar niveles que hasta hoy no se han logrado, pero las condiciones están dadas». Manos a la industria

«El país entra a 2015 con “la punta del cordel de la economía en la mano”», sentencia Alexander Machado García, director de Inversiones del MEP.

«En la industria manufacturera, por ejemplo, en 2012-2013 había un decrecimiento, una contracción, exceptuando a BioCubaFarma con la producción de medicamentos. Pero para 2015 se han activado esas industrias, como la sideromecánica, la ligera y otras que estaban contraídas, para lo cual se han destinado anticipos, financiamiento, tanto líquido como en créditos.

«Para enfrentar la obsolescencia tecnológica —que es parte de la industria que tenemos—, también se prevén nuevas inversiones, se completan líneas de producción, se adquieren equipamientos...

«La empresa estatal socialista será beneficiada este año, además, por una mayor flexibilización, con un nivel de descentralización en lo que pueden invertir y lo que pueden decidir la empresa y la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE). Dispondrán, a la vez, de un monto financiero para adquirir lo necesario para producir.

«También se dispuso un nivel de flexibilización para que los presidentes de la OSDE y presidentes de Gobiernos provinciales puedan tomar decisiones dentro del plan de inversiones, aunque siempre respetando los límites otorgados, como los portadores energéticos y el balance de materiales, el cual se ha concebido contra la demanda, para que no haya déficits». Asignatura que no puede seguir pendiente

Para Iris Carrazana «este año será de grandes retos. Quienes tenemos alguna responsabilidad en la economía, desde un trabajador hasta el empresario, pasando por los funcionarios de organismos de la Administración Central del Estado, debemos tener presentes las palabras de Raúl en la más reciente sesión de la Asamblea Nacional: “La economía es la principal asignatura pendiente y tenemos el deber de encarrilarla definitivamente hacia el desarrollo sostenible e irreversible del socialismo en Cuba”.

«Podemos decir que lo que planificamos para 2015 en el sistema empresarial, los niveles de actividad previstos, son alcanzables, a partir de los aseguramientos que existen. No obstante, debemos saber que los 303 renglones que se miden a nivel de economía para el sistema empresarial planificados para este año, son similares a los niveles alcanzados en 2013 y superiores a los de 2014.

«Como explicó Yunet, entre los mayores crecimientos estarán los de la industria manufacturera, pero dentro de esta, las ventas de la industria sideromecánica se incrementarán en un 7,6 por ciento; y la de la electrónica, que estuvo muy deprimida, va a crecer cerca de 77 por ciento (fundamentalmente por el ensamblaje de televisores, módulos para sistemas fotovoltaicos y cocinas de inducción).

Para enfrentar la obsolescencia tecnológica —que es parte de la industria que tenemos—, también se prevén nuevas inversiones.

«El Grupo empresarial de la industria química debe tener un alza en sus ventas de 37,4 por ciento. En la producción física del níquel se prevé un crecimiento de 3,5 por ciento.

«La industria minera va a crecer en sus ventas un 16 por ciento; aumenta la producción de sal en bolsa, zeolita y carbonato de calcio. El sistema industrial Micons crecerá 18 por ciento. Y la industria ligera tiene planificado un incremento en las ventas de 15,6 por ciento...».

—Iris, ¿cree usted que no pasará lo de otros años, que de momento desaparecen los jabones...?

—No debemos tener esos problemas. Se ha trabajado mucho en eso. Hay un nivel de inversiones en la industria ligera que permitirá fortalecer el crecimiento de productos como las frazadas de piso, jabón de lavar, de baño...

«Las importaciones planificadas están aseguradas con créditos externos. Los organismos tuvieron la posibilidad de poder salir a contratarlas a partir de septiembre en el orden del 40 por ciento, y al cierre de diciembre ya estaban autorizadas totalmente. Y es muy importante hacer esas contrataciones, porque esos créditos aseguran el 50 por ciento del plan de la economía.

«Para que puedan comprender mejor este asunto, es decir, de cómo el país ha trabajado por garantizar los crecimientos previstos y hacer los pronósticos que ustedes piden, deben saber que también se ha tenido un aseguramiento financiero en anticipos líquidos, los cuales ayudarán a las empresas estatales a contratar los primeros meses del año.

«Todo eso ha ido dando garantía de que hay una continuidad para arrancar el año. Al mismo tiempo, en la medida en que vayamos cumpliendo las exportaciones y los ingresos, se irán garantizando los aseguramientos financieros del segundo semestre y la devolución de los anticipos de liquidez que se les dio al sistema empresarial y a todos los organismos, y repetir así el ciclo para cada período y el próximo año». Vivir del trabajo

Sobre las perspectivas laborales para 2015, la Subdirectora de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), señala que en este año «se va a continuar con el redimensionamiento de la actividad empresarial y la optimización de la fuerza de trabajo, de manera que en cada entidad esté el personal que hace falta.

«No obstante, para 2015 la ocupación total mantendrá un comportamiento similar a la de este año. El sector estatal debe continuar disminuyendo y el no estatal creciendo, en lo fundamental por el cambio a nuevas formas de gestión en el sector de la gastronomía y los servicios.

«También se prevé un crecimiento de la productividad del trabajo superior al salario medio. Sobre esto hay que recordar que en 2014 se incrementó el salario a los sectores de la Salud y a los vinculados con la Inversión Extranjera, así como el ingreso a los deportistas de alto rendimiento, sus entrenadores y otros».

Por su parte, el Director de Empleo del MTSS indicó que en este año «continuará la aplicación y se fortalecerá el control sobre las medidas para flexibilizar la gestión del sistema empresarial que otorgan mayor autonomía y facultades a la empresa estatal socialista, entre estas la vinculación del salario a los resultados del trabajo y la eliminación de límites administrativos para el pago del salario.

«En el sector empresarial el salario se incrementará en la medida que se potencien las reservas internas que tributen al incremento de la productividad del trabajo y se eleven los niveles de producción y servicios, siempre observando el cumplimiento de los indicadores directivos y límites aprobados, de forma tal que no se rompan los equilibrios macroeconómicos».

Por último, Otamendiz apuntó que a todo lo que se ha venido haciendo y se pronostica, también «hay que incorporarle la necesidad de trabajar».

«Todavía hay un sector de la población que no tiene necesidad de trabajar, aun cuando le paguen más, porque por una razón u otra pueden vivir sin un salario. Sin embargo, el trabajo tiene que ser la principal fuente de ingreso de las personas». Año para el recuento

«Este tiene que ser un año para estudiar lo que hemos ido aprobando, para evaluar la efectividad de todo», señaló Tristá Arbesú.

«Creo que lo explicado en el panel nos crea un horizonte. El 2015 es un año de anclar a la empresa estatal socialista, a partir de las nuevas condiciones para su funcionamiento y el apoyo y los aseguramientos que se le han dado en el plan.

«Ocurre lo mismo con las formas de gestión no estatal, que son parte de la creación de nuevas condiciones para un mejor funcionamiento de la economía; al igual que las políticas para la inversión extranjera.

«Al mismo tiempo se está garantizando el empleo: no hay trabajadores disponibles, ni que sobren; lo que está pasando en este campo es una recomposición del empleo, como por ejemplo el paso de la gastronomía y los servicios a las formas de gestión no estatal.

«Como cubana soy muy optimista, porque avanzamos en la actualización, en la implemetación de los Lineamientos, a pesar de las grandes dificultades que debemos enfrentar, porque el bloqueo es real, está ahí; y porque tenemos deficiencias internas.

«Me parece que lo que vamos consiguiendo, que no es poco, es un resultado de la agregación de todas las partes que conforman la nación cubana.

«Se está anunciando un crecimiento, pero hay que trabajar; solo de esa forma será posible lograr mejores condiciones para tener el país que queremos, pero también debemos tener en cuenta que eso solo se alcanza año tras año».

Nota: En la próxima y última entrega, JR presentará un resumen de una encuesta sobre el tema de la actualización remitida vía electrónica, y devuelta por tres miembros de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores (ANEC) en la provincia de Villa Clara.

Camino hacia la empresa que necesitamos  Por Ricardo Ronquillo Bello, Marianela Martín y René Tamayo 
La actualización no es cosa de la noche a la mañana (I) Por Ricardo Ronquillo Bello, Marianela Martín y René Tamayo

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2015  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.