Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013  |2014  2015

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

Norman Girvan in memoriam
Por Msc Milagros Martínez y Dra. Jacqueline Laguardia Martínez
Cátedra del Caribe de la Universidad de La Habana "Norman Girvan"

[10.04.2015]- Actualización 8:30 am de Cuba

El destacado intelectual caribeño, Dr. Norman PaulGirvan; falleció el 9 de abril del 2014 en La Habana, a donde había sido trasladado para recibir atención médica especializada después de sufrir un trágico accidente a inicios de ese año, por solicitud expresa a nuestro gobierno de personalidades asistentes a la II Cumbre de la CELAC y de su propia familia.

El profesor Norman Girvan fue un prestigioso economista jamaicano, conocido en todo el Caribe por su rigor y nivel académico así como por su compromiso con la autonomía económica, el desarrollo independiente y la justicia social. A lo largo de su vida profesional y como servidor público, Girvan fue un ejemplo de intelectual de izquierda, identificado siempre con los intereses de las mayorías tantas veces excluidas y amigo consecuente de Cuba y su Revolución.

El Dr. Norman Girvan mantuvo a lo largo de toda su vida una incondicional solidaridad con las luchas internacionalistas y de independencia de los pueblos del Tercer Mundo, y expresó siempre una consecuente admiración y reconocimiento hacia nuestro Comandante en Jefe y la Revolución Cubana, hecho éste que - como él mismo definió - lo marcó para toda su existencia. En muchos de los honores que se realizaron en nuestra región al conocerse su deceso (incluyendo los "oficiales" en Jamaica y en Trinidad & Tobago), se resaltó el cariño permanente y devoción de Norman Girvan por Cuba, y varios medios hicieron mención a su famoso discurso en el Aula Magna de nuestra universidad en ocasión de recibir el título de Doctor Honoris Causa, que él tituló "La Deuda Impagable", en referencia a la gratitud infinita que todo el Caribe y el Tercer Mundo debían tener con Cuba y su Revolución.

Norman P. Girvan se educó en el UniversityCollege of the West Indies donde recibió su grado de Bachelor in Sciences en Economía, y después obtuvo su Doctorado en Economía por la London School of Economics. Fue nombrado en 1977 Director Jefe de la Agencia Nacional de Planificación del gobierno de Jamaica (ahora Instituto de Planificación de Jamaica) y sirvió en esta importante función hasta 1981 en que pasó a ocupar el cargo de Consultor Principal del Centro de Naciones Unidas sobre Corporaciones Transnacionales en Nueva York. En el año 1999, fue designado Director del Sir Arthur Lewis Institute of Social and EconomicStudies (SALISES); y en febrero del 2000, el profesor Girvan fue electo por los Estados Miembros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) como Secretario General de esa organización regional, cargo que ostentó hasta el 2002. Fue también, el Presidente – fundador – de la Asociación de Economistas del Caribe; y "profesor invitado" de las universidades de Chile, Mc Gill, Northwestern, Sussex y Yale.

Al concluir su mandato en la AEC, el Profesor Girvan se desempeñó como profesor emérito en el Institute of International Relations de la University of the West Indies (campus de St. Augustine – Trinidad & Tobago). Además era uno de los siete miembros de la Junta Directiva del Centro Sur (South Centre, en inglés) y por ende junto a su Presidente dirigió y supervisó el funcionamiento de esa importante organización intergubernamental de los países en desarrollo que ha tenido – desde su creación – como objetivo la defensa de los intereses de las naciones del Sur. El profesor Norman Girvan publicó extensamente sobre política económica y sobre desarrollo en el Caribe y en el Tercer Mundo. Es de resaltar que sus libros, artículos, ensayos y comentarios escritos abarcaron muy variados temas vinculados al desarrollo económico y el avance social; y en tal sentido se le reconoce como uno de los principales exponentes de la tradición de política económica caribeña que nutrió al llamado "New WorldGroup", bajo la égida intelectual de la obra de Sir Arthur Lewis.

Recibió a lo largo de su carrera, varias distinciones. Dentro de ellas se destaca el Premio a la Excelencia en Docencia e Investigación de la University of West Indies en 1996. En 1998 fue honrado con la Orden de Distinción, Clase de Comandante, por el Gobierno de Jamaica. Igualmente recibió el Premio "George Beckford" de la Asociación de Economistas del Caribe, durante una sesión especial de dicha organización profesional en Martinica, el 9 de noviembre de 1999. Como se había apuntado, la Universidad de La Habana le confirió el título de Doctor Honoris Causa, en acto celebrado en el Aula Magna, el 3 de diciembre de 2008. Es de destacar también que a propuesta de la Cátedra de Estudios del Caribe, el Consejo Universitario acordó en diciembre del 2014, otorgarle el nombre "Norman Girvan" a dicha Cátedra.

Dado su reconocimiento a nivel político y diplomático en toda la región del Caribe, y simpatía y solidaridad hacia el gobierno revolucionario de Venezuela, el Dr. Girvan fue designado por el Secretario General de las Naciones Unidas en el año 2008 como su representante personal y "buen oficiante" para el tratamiento del diferendo territorial entre la República Cooperativa de Guyana y la República Bolivariana de Venezuela.

Norman Girvan estuvo hasta su muerte, en el centro del debate político, y aún hoy continúa estándolo. Él generó – junto a Havelock Brewster - un amplio debate regional, con implicaciones para muchos otros países en desarrollo, acerca de los retos e implicaciones negativas que impone a las economías caribeñas el Acuerdo de Asociación Económica que los gobiernos de la región firmaron en 2006 con la Unión Europea. También se destacó por ser un abanderado de las ventajas que trae para los países caribeños su participación en los proyectos que para la región ofrece la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), e incluso de la integración plena a la misma, tal y como ocurrió con el debate que se suscitó a raíz de la incorporación de Dominica como primer miembro de un estado de la CARICOM al ALBA.

El Dr. Norman Girvan, como él mimo lo expresó, mantuvo siempre una relación especial con Cuba y su Revolución. De particular relevancia en el afianzamiento de esta relación fueron los contactos mantenidos durante los 70s y 80s del siglo pasado con el Dr. Carlos Rafael Rodríguez. De hecho, Girvan fue en cierta medida un referente y apoyo intelectual en algunos de los análisis y discusiones que en el marco de la "Comisión del Sur" - constituida a partir de decisión de los jefes de estado y de gobierno del Movimiento de Países No Alineados, y donde participaron 27 personalidades muy notables del Tercer Mundo, entre otros Michael Manley, Luis Echevarría y el propio Carlos Rafael Rodríguez- se realizaron sobre los desafíos a la independencia y el progreso económico y social que imponía el orden mundial vigente a los países subdesarrollados.

Igualmente es de destacar el apoyo de él a Cuba durante su mandato como Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe (AEC). Como recordó recientemente el Dr. Alfonso Múnera (actual Secretario General de la AEC, quien participó como invitado de nuestro gobierno a la pasada V Cumbre Cuba-CARICOM), Cuba y Colombia fueron los dos primeros países que ofrecieron su respaldo a la candidatura de Norman Girvan – presentada por el gobierno de Jamaica – a la secretaría de ese organismo regional. En su calidad de Secretario General de la AEC, Norman Girvan coadyuvó permanentemente al impulso de las relaciones de nuestro país con las naciones del Caribe, y fue un ferviente promotor de las relaciones entre Cuba y la CARICOM, por lo cual fue invitado especial a las dos primeras Cumbres Cuba-CARICOM.

También mantuvo a lo largo de varios años una activa participación en los Encuentros Internacionales sobre "Globalización y Problemas del Desarrollo", organizados anualmente por la ANEC y la AEALC; y en el marco de estos eventos mantuvo varios encuentros personales con el Comandante en Jefe.

Debe resaltarse especialmente, la solidaridad permanente con las posiciones de Cuba y Venezuela en tiempos del ALBA. Norman Girvan fue un paladín en la defensa sistemática y la promoción de la cooperación solidaria que ambos países han prestado a los caribeños y otros del Tercer Mundo.

Apoyó decididamente la Causa de los 5 Héroes.

El reconocimiento de nuestro país a su legado, se expresó – entre otros – en el discurso oficial del jefe de nuestra delegación a la pasada Cumbre de la AEC (Co. Miguel Díaz Canel Bermúdez), quien reconoció el papel relevante de Girvan y el compromiso que debemos asumir en función de ese legado por hacer avanzar la solidaridad y cooperación entre nuestros pueblos.

Norman nos dejó demasiado pronto. La idea de no verlo más caminando las calles de La Habana, discutiendo animadamente sobre Cuba o sobre la posibilidad de la integración regional nos entristece, ahora y para siempre. Pero recordar a Norman con tristeza no creemos que sería su deseo. Es por eso que preferimos recordar su legado recogiendo sus sueños y empujándolos hacia adelante, estudiando su obra inspiradora, trabajando por la unidad caribeña y haciendo de nuestra región un espacio de solidaridad, de prosperidad, de respeto y de paz.

Muchos extrañaremos la presencia de Norman en los eventos de la Cátedra de Estudios del Caribe de la Universidad de La Habana. Él era un miembro más, nosotros lo sentíamos de esa manera y creemos que él también se sintió así. El 3 de diciembre de 2008 Norman cuando recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de La Habana, nos contó cómo supo, por primera vez, sobre Cuba y su Revolución. Cuando era un adolescente, él y sus amigos sintonizaban emisoras de Miami para escuchar los éxitos musicales de "rock and roll". A veces, por casualidad, sintonizaban Radio Rebelde, transmitiendo desde la Sierra Maestra. Y fue Radio Rebelde la que le presentó la Revolución Cubana. Siguió después los acontecimientos de 1959 -los juicios a los criminales de la dictadura de Batista, la Reforma Urbana, la Reforma Agraria y la Campaña de Alfabetización. Gracias a un compañero de clase obtuvo una copia grabada de la Primera Declaración de La Habana durante su primer año en la universidad en Jamaica. Las denuncias apasionadas del imperialismo yanqui hechas por Fidel y la imagen de millones de cubanos que reunidos en una plaza pública se hicieron llamar Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba al tiempo que expresaban su aprobación a las medidas económicas y sociales adoptadas por la Revolución y declaraban su independencia de la dominación extranjera fue una experiencia profunda para el joven de 18 años. Su larga relación con Cuba comenzó en aquel entones y nunca se detuvo.

La jornada resultó rica en anécdotas de la relación especial de Norman con Cuba y de sus relaciones cálidas y fraternales con Carlos Rafael salpicadas de humor. Recordó cuando Carlos Rafael Rodríguez advirtió a la primera delegación de Jamaica que visitó la URSS no aceptar rublos convertibles como pago por las exportaciones jamaicanas pues con esa moneda nada podrían comprar. Norman reveló risueño la peculiar respuesta de Carlos Rafael cuando le preguntó por qué los soviéticos llamaban entonces a aquellos rublos "convertibles". Carlos Rafael respondió: "Eso es lo que hemos estado tratando de averiguar desde hace años."

Norman habló de su trabajo con numerosos centros académicos cubanos y agradeció a la Asociación de Economistas de Cuba por la excursión que hiciera por toda la isla con su familia en 1999 A su regreso a Jamaica, Norman recordaba cómo había escuchado a su hija de 10 años decirle a un amigo: "En Cuba, todas las personas son iguales". También contaba cómo una foto enmarcada de Fidel, Che y Camilo que colgaba en la pared de su casa desapareció un día misteriosamente. Mucho después su hijo de 19 años le confesó que había sido él quien había tomado la foto cuando se fue a estudiar fuera de Jamaica. La foto cuelga ahora en su pared. Su hijo tenía 12 años cuando visitó el Memorial de Che en Santa Clara.

Ese día recordamos acontecimientos alegres y tristes, compartimos recuerdos agridulces de nuestra historia común como pueblos del Caribe. Norman agradeció la lucha de Cuba contra el régimen del apartheid y el apoyo a la Revolución de Guyana, condenó el atentado terrorista al avión cubano que partió de Barbados en 1976, y celebraba la resistencia de Cuba ante el colapso de la URSS. Dedicó el final de su emotivo discurso a reconocer la vocación internacionalista de Cuba. Dio las gracias a la solidaridad de Cuba hacia el Caribe. Y reconoció con conmovedora modestia y sincera humildad, que la deuda del Caribe de Cuba era impagable, al igual que Fidel definiera la deuda externa de América Latina y del Tercer Mundo hace cuatro décadas.

Hoy, sus amigos de la Cátedra de Estudios del Caribe de la Universidad de La Habana, sus colegas en la comunidad académica cubana, sus hermanos y hermanas cubanos que lucharon hasta el final para tratar de salvarlo de una muerte injusta y prematura, sus "compañeros de lucha, de batallas y de victorias" queremos decirle, que nuestra deuda con Norman también es impagable. Honremos su memoria y el tesoro inconmensurable de ideas, inspiración y ejemplo que nos legó con nuestras acciones a favor de un Caribe unido, fuerte e independiente.

Hoy el legado de Norman Girvan es savia que nutre y cementa la unidad de pueblos diferentes e iguales, quienes en la VII Cumbre de las Américas patentizarán el elevado espíritu caribeño y el reclamo de la paz, la justicia social y el derecho a la soberanía de nuestros pueblos.

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2015  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.