Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013  |2014  2015

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

Ventas agrícolas a Cuba alcanzarían mil millones anuales, destacan en Senado de Estados Unidos

[23.04.2015]- Actualización 7:00 pm de Cuba

Las exportaciones de alimentos y productos agrícolas estadounidenses a Cuba podrían triplicarse hasta los mil millones de dólares anuales, dijeron expertos y funcionarios de la administración de Barack Obama durante una audiencia del Comité de Agricultura, Nutrición y Asuntos Forestales del Senado, en Washington.

En la audiencia -en la que comparecieron funcionarios de los departamentos de Agricultura, Comercio y Tesoro junto a representantes de la industria agrícola- se recordó que las ventas de alimentos y productos agrícolas de EE.UU. a Cuba totalizaron el pasado año 286 millones de dólares, menos del 1% del total de exportaciones agrícolas del país.

La carne de ave representó casi la mitad de las ventas, seguida por la soya procesada y a granel y el maíz a granel, precisaron expertos que opinaron que una mayor apertura podría generar importantes exportaciones de trigo, arroz y lácteos.

Según C. Parr Rosson III, experto de economía agrícola de la Universidad Texas A&M, esas exportaciones podrían sumar 1 200 millones de dólares anuales en unos cinco años y crear al menos 6 000 empleos en Estados Unidos con “una economía más abierta y la expansión del turismo en Cuba, junto con menos regulaciones de ambos gobiernos y pasos para elevar el monto de las remesas a la Isla”.

La senadora Debbie Stabenow, demócrata por Michigan, promotora del fin del bloqueo, dijo que encontró a los cubanos “deseosos de una nueva relación con Estados Unidos” durante una visita al país caribeño en enero pasado, pero acotó que “solo podemos lograrlo con pasos significativos para suavizar las barreras existentes”.

Un representante de la comunidad empresarial, Ralph Kaehler, ranchero de Minnesota, explicó que “las barreras impuestas por el embargo añaden costos y generan demoras que no sufren vendedores de otras partes del mundo”. “La eficiencia que permitiría el fin de esas barreras sería de inmediato beneficio”, recalcó.

El senador John Boozman, republicano de Arkansas, afirmó que “Cuba representa una importante oportunidad para los agricultores estadounidenses; impulsar los lazos comerciales generaría beneficios significativos para ambas economías”.

Desde diciembre pasado -aun cuando la nueva política cubana de Obama ha generado fuertes críticas de senadores como el republicano Marco Rubio, uno de los aspirantes a la presidencia para 2016, y Robert Menéndez, demócrata por Nueva Jersey y ex presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado-, varios de sus colegas se han expresado a favor de la apertura hacia Cuba, incluidos los republicanos Jeff Flake (Arizona) y Mike Enzi (Wyoming), copatrocinadores de un proyecto legislativo contra el bloqueo.

Otro miembro de la comunidad empresarial, Doug Keesling, parte de una familia de Kansas dedicada al cultivo de trigo por cinco generaciones, dijo que “por lo que he podido ver, hay mucho potencial en Cuba”.

Keesling -uno de cuatro granjeros que representaron a Kansas en la reciente misión de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (U.S. Agriculture Coalition for Cuba, USACC) a la Isla, en marzo pasado- señaló que “los cubanos son grandes consumidores de pan y el país es el mayor importador de trigo en el Caribe… Su volumen de importación equivale al 10% de la producción en Kansas, y están a solo un par de días de navegación desde los puertos estadounidenses”.

Expertos recordaron que esas importaciones de trigo cubanas provienen principalmente de Canadá y Europa, y representan unos 200 millones de dólares anuales.

Según Keesling, entre las desventajas que enfrentan los agricultores estadounidenses para vender a Cuba está el hecho de que está establecido que reciban el pago, en dinero líquido, antes de enviar el producto a la Isla, que no puede comprar productos de EE.UU. a crédito, como es usual en el comercio internacional. “Así -dijo- los exportadores estadounidenses se ven superados por empresas de Canadá o Europa, que no requieren transacciones al cash”.

“El mercado cubano merece atención”, subrayó el miércoles en un comunicado de prensa Jackie McClaskey, al frente de la Secretaría de Agricultura de Kansas, un estado del que proviene el senador Jerry Moran, otro de los republicanos que favorecen el fin del bloqueo. En enero pasado, durante un discurso, Moran señaló el hecho de “que, por ejemplo, no vendamos el trigo a Cuba no significa que ellos no lo vayan a obtener, sino que lo van a comprar de otra fuente: nuestra competencia”.

En enero pasado, durante el lanzamiento de la U.S. Agriculture Coalition for Cuba, el secretario norteamericano de Agricultura, Tom Vilsack, destacó que la Isla representa un mercado de 1 700 millones de dólares anuales y 11 millones de personas a solo 90 millas de Estados Unidos.

En una entrevista con este medio, el vicepresidente de la USACC, Paul Johnson, afirmaba poco después que “más allá de solo dólares y centavos, también hay un imperativo moral para poner fin al embargo, que no sirve a los intereses de la comunidad agrícola ni a los de Estados Unidos en su conjunto”.

Cuba Contemporánea

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2015  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.