Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013  |2014  2015

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

¿Cómo usamos los nuevos billetes?
Por Abel Lescaille Rabell

La forma en que los cubanos se han apropiado de las últimas piezas emitidas es todavía una incógnita...

[05.06.2015]- Actualización 11:00 pm de Cuba

Hace casi cuatro meses que los nuevos billetes con valores de 200, 500 y 1000 CUP están en la calle y todavía es difícil encontrar algún cubano común que los lleve en su cartera. La situación es entendible. Pocas personas pueden andar con una pieza de mil pesos en el bolsillo todos los días, pocos, también, reconocen tenerlo ante el lente de una cámara. 

Hay lugares donde sí sabemos que se utilizan dichas unidades con frecuencia. En este grupo habría que incluir, sin contar las sucursales bancarias, a las tiendas donde se permite pagar con las dos monedas y a muchos negocios gestionados por trabajadores no estatales.  

Para representar las experiencias de la gente con el uso de los nuevos billetes e ilustrar de qué forma se han resuelto las dificultades y se han alcanzado los objetivos para los cuales fueron creados, Cubahora recorrió las calles en busca de algunas opiniones. 

¿POR QUÉ SURGIERON LOS BILLETES?

Marina Torres, Vicepresidenta del Banco Metropolitano, es una mujer agradable y valiente que no vacila y acepta el diálogo pues no lo considera una amenaza. Su trato es el característico de las personas que saben que han hecho las cosas bien. Así, me recibió para facilitarme alguna fuente autorizada que pudiera explicarme los objetivos que se buscaron con la emisión de estos billetes y para ofrecernos la tan necesaria visión institucional de esta realidad. 

Dicho contacto fue la Lic. Lidiana Alonso Maldonado, Subdirectora de Efectivo y Valores de la Oficina Central del Banco Metropolitano, quien me explicó que la emisión de estas nuevas denominaciones responde a una necesidad de la actividad comercial que buscaba agilizar las operaciones y reducir los niveles de riesgos al evitar la utilización de grandes cantidades de efectivo de baja denominación. 

“En los últimos meses se ha ido extendiendo el uso del CUP en las tiendas que venden en CUC y estableciendo los precios después de aplicar el tipo de cambio de CADECA. Eso implica la manipulación de mayor cantidad de dinero, no solamente para las personas, sino también para los comercios y los transportistas”, comentó Alonso Maldonado. 

“Esta circulación de alta denominación ayuda a disminuir dicho problema, pues cuando se vuelve necesario realizar un pago voluminoso las personas pueden recurrir a billetes más grandes con el objetivo de facilitar las operaciones. De hecho, conocemos que se han solicitado con frecuencia los valores de 200 y sobre todo el de 1000 pesos”, añadió la especialista. 

Según la directiva, la puesta en práctica de la nueva decisión ha traído considerables ventajas ya que “representa una disminución del tiempo que el cliente dedica para efectuar el pago, favorece un menor número de extracciones diarias de las cajas y por tanto la optimización de todo el proceso”. 

En una entrevista publicada en la página web del diario Granma, Bárbara Soto Sánchez, vicepresidenta comercial de CIMEX, informó que una de los principales problemas que ha solucionado la medida fue la venta de los equipos electrodomésticos y muebles (que representan el 17 % de los ingresos de la cadena) los cuales tienen precios cuyo pago en moneda nacional se convertía en un proceso complicado por cuanto el cliente debía transportar una gran cantidad de efectivo. 

“En el caso particular de los electrodomésticos el proceso se hace aún más lento pues además de contar todo el dinero, se debe llenar un modelo de garantía, otro de propiedad, y realizar la demostración del uso del equipo. Por otro lado, los dependientes tienen que trabajar más y por tanto demorar la operación, disminuye los ingresos cuando los clientes se van sin hacer sus compras por no esperar las extensas colas” comentó Soto Sánchez. 

CÓMO NOS APROPIAMOS DE LOS NUEVOS BILLETES

Las tiendas de la cadena CIMEX parecen ser lugares casi inaccesibles para los periodistas. En el centro comercial Carlos III, por ejemplo, me informaron que para entrevistar a algún trabajador del lugar era necesaria una autorización del presidente del mencionado grupo. 

Sin embargo, en la TRD de la Terminal de Ómnibus Nacionales (establecimiento donde está permitido pagar en CUC y CUP), encontramos a la dependiente Ludmila Gutiérrez, quien nos comentó que los billetes nuevos son una novedad que le llaman la atención por su diseño. “También son muy útiles para los clientes que vienen a comprar productos en moneda nacional cuyo valor sería muy complicado costear con los billetes más pequeños”, afirmó. 

Entre todas las cafeterías no estatales visitadas, el único lugar que no se opuso a ofrecernos declaraciones fue la cafetería Casanoba, ubicada en la esquina de 21 y 6 en el Vedado. Natacha Serrano, dueña de este acogedor lugar, nos cuenta que desde la circulación ha recibido, sin demasiada emoción, siete billetes de 200 pesos pero ninguno de 500 o de 1000. 

La trabajadora del sector no estatal recuerda especialmente la vez que un cliente solicitó un jugo con un valor de 5 pesos y luego de tomárselo pagó con 200, de forma que luego de darle el vuelto pasó toda la mañana con muchas problemas para administrar el cambio a los otros consumidores. “A mí no me gustan porque no sirven en la cotidianidad, quizás para efectuar los pagos en la ONAT, pero en el uso diario no me convienen”, refiere. 

A Maikel Rodríguez me lo presentó un amigo al que le comenté sobre el artículo que pensaba escribir. Este joven que estudia y trabaja tiene una forma curiosa de emplear las nuevas piezas: Cuando tiene la oportunidad de ahorrar lo que gana cambia el efectivo en billetes grandes, “lo hago para evitar la tentación de gastarlo en cosas que no hacen tanta falta”, cuenta el residente en el Municipio de Cerro. 

Otro sitio curioso donde encontré una referencia al efectivo de alta denominación fue el automóvil de un señor que no quiso decirme su nombre y cuyo vehículo abordé frente al Obelisco de Marianao. Contradictoriamente, no se opuso a que le tomaran una foto ni a comentarnos que a pesar de que los billetes le parecen atractivos no les encuentra un sentido práctico en su labor. Una confirmación de sus palabras es el cartel que recibe a los pasajeros: “No se admiten billetes de más de cincuenta pesos”. 

Al margen de la diversidad de opiniones,  las nuevas piezas han sido un éxito por cuanto han resuelto las necesidades para las que fueron creadas. Si a usted le resultan atractivos, ya sabe que puede adquirirlos en cualquier sucursal bancaria que opere en CUP. Quizás algún día, mientras camina por la calle, aborde un taxi o meriende en la cafetería más cercana, un joven aprendiz de periodista solicite su opinión. Si eso ocurre no tenga miedo, piense que tal vez solo se trate de un inofensivo artículo. 

OTROS DATOS DE INTERÉS:

•  Los nuevos billetes se pueden adquirir en las entidades del Banco Metropolitano, el Banco Popular de Ahorro, el Banco de Crédito y Co­mercio y las Casas de Cambio CADECA. 

•  La distribución por el territorio nacional se hizo de forma paulatina, con prioridad en La Habana, las capitales provinciales y algunos municipios del país, lo cual estuvo en correspondencia con el nivel de operaciones manifestado en determinados lugares. (Lic. Lidiana Alonso Maldonado Subdirectora de Efectivo y Valores Oficina Central)

•  En este primer momento los cajeros automáticos no dispensan estas denominaciones aunque gradualmente se irán incorporando billetes de alta denominación en aquellos lugares donde existan varios cajeros automáticos y el promedio de efectivo dispensado lo amerite. (Lic. Lidiana Alonso Maldonado Subdirectora de Efectivo y Valores Oficina Central)

ALGO DE HISTORIA

•  La "despenalización del dólar" se inició con la aprobación del Decreto Ley No. 140, del 13 de agosto de 1993. En la misma puede leerse:

•  En las condiciones de período especial y por las dificultades económicas que atraviesa el país se hacen necesarias regulaciones y medidas nuevas en relación con la tenencia de divisas convertibles.

•  Es aconsejable a estos fines despenalizar la posesión de las mismas, lo que, por otro lado, contribuye positivamente a disminuir el número de hechos caracterizados como posibles, lo cual aliviará y favorecerá el trabajo de la policía y los tribunales de justicia.

•  Ante las nuevas sanciones de EE.UU., el 21 de diciembre de 1994 mediante la Resolución No. 357 se retiró el dólar de la circulación, se impuso una tasa del 10% a su conversión y se introdujo el peso convertible (CUC), surgiendo un mercado de bienes y servicios que se oferta en esta moneda, las llamadas Tiendas de Recaudación de Divisas (TRD).

Tomado de Cubahora

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2015  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.