Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013  |2014  2015

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

El mundo con Trump en el año 2017
Por WimDierckxsens y Walter Formento

[16.01.2017]- Actualización  8:00 pm de Cuba

El presidente recién electo ha afirmado que implementará políticas de inversión en infraestructura y aplicará recortes tributarios. Si prosigue este plan, conducirá a mayores déficits fiscales, y tasas de interés en alza en los EUA (Estados Unidos de América).

Muchos norteamericanos esperan el milagro económico de Trump, pero la verdad es que la Reserva Federal no estará bajo su control hasta la segunda mitad del año 2018. Son los globalistas pro-Clinton quienes seguirán teniendo el control y un fuerte poder en la Fed , de poder cambiar las tasas de interés.

Este capital financiero global no estará descansando tampoco dentro de EUA porque la Reserva Federal (FED) ya subió las tasas de interés días después del triunfo de Trump. La Fed considera que ahora es el momento para aumentar las tasas de interés, anunciando tres aumentos para 2017 y proyectando otros tres tanto en 2018.

Está claro que conforme la Fed aumente la tasa de interés subirá la cantidad de dólares destinados al servicio de la deuda estadounidense de 14 billones de dólares. Los intereses serán la partida del presupuesto del Gobierno Federal que más rápidamente crecerá. Es obvio que los globalistas ya tienen un plan para debilitar a D.Trump y para que colapse la economía norteamericana.

La pregunta es si los globalistas lograran construir la imputación de la responsabilidad de Trump y sus políticas, o si por el contrario el gran público podrá ver claramente que es la élite financiera globalista quien controla la mano que mece la cuna de la crisis. En tal caso el panorama incluso se abriría para una alternativa sistémica.

Introducción

El triunfo inesperado de Trump produjo también algunas reacciones sorpresivas del “mercado ” i). Esto se manifiesta en parte, en que los inversionistas asumen mayores riesgos en sus compras de activos (acciones) en vez de bonos y que compran dólares vendiendo otras monedas e incluso oro. Este comportamiento sucede porque el presidente recién electo ha afirmado que implementará políticas de inversión en infraestructura y aplicará recortes tributarios. Si prosigue este plan, conducirá a mayores déficits fiscales, y tasas de interés en alza en los EUA (Estados Unidos de América).

El aspecto global de la re-calibración de los mercados se centra en las tentaciones de invertir en dólares a costa del euro y el yen, ya que ambos están aún atascados en tipos de interés más bajos y hasta negativos. Los flujos de capital, obviamente, favorecen al dólar que repunta en el mercado a costa del Euro y el Yen. Lo cual podría significar una nueva gran crisis bancaria en la Unión Europea y su ingreso en un eventual proceso de desintegración, hecho que no dejaría de tener un sabor a triunfo para el capital financiero globalista, recientemente derrotado en las elecciones de EUA (ya que su candidata era Clinton), según sea quién pueda imponerse en la crisis de la UE.

Está claro que el globalismo financiero ha quedado debilitado aún más en EUA al perder ahora el poder ejecutivo, ya había perdido el poder legislativo y el poder judicial, y nunca fue dominante en el mercado interno ni en el pentágono. Aunque si lo sigue siendo en el mercado mundial.

Este capital financiero global no estará descansando tampoco dentro de EUA porque la Reserva Federal (FED) ya subió las tasas de interés días después del triunfo de Trump. La Fed considera que ahora es el momento para aumentar las tasas de interés, anunciando tres aumentos para 2017 y proyectando otros tres tanto en 2018 como en 2019. Muchos norteamericanos esperan el milagro económico de Trump, pero la verdad es que la Reserva Federal no estará bajo su control hasta la segunda mitad del año 2018, son los globalistas pro-Clinton quienes seguirán teniendo el control y un fuerte poder en la Fed ii) , de poder cambiar las tasas de interés. No sería extraño que el nuevo presidente más temprano que tarde haga el esfuerzo político de poner fuera de juego a la Reserva Federal, dejando en manos del Departamento del Tesoro iii) sus funciones esenciales. De otra manera deberá esperar hasta la segunda mitad de 2018, que podría ya ser demasiado tarde iv) .

La Junta de gobernadores de la Reserva Federal consta de siete asientos. Dos de ellos quedaron vacantes desde 2014. Obama nombró dos gobernadores nuevos pero fueron rechazados en el Senado. Los cinco gobernadores en ejercicio todos son banqueros, de formación economista o abogados. El período de la presidenta, Janet Yellen termina el 3 de febrero de 2018 y el Vicepresidente Stanley Fisher podrá quedarse hasta 2020. La costumbre es que ambos se retiren en 2018 y que Trump tenga la posibilidad de nombrar en tal caso a personas que expresen los intereses del sector empresarial industrial, comercial y agrícola.

Lo anterior implica que desde ahora hasta principios de 2018, la lucha entre el neoliberalismo financiero globalizado enfrentado con, el financiero neoconservador y el nacionalismo industrialista será intensa; y si los globalistas quieren causar un colapso financiero para debilitar a D.Trump, lo tendrán que realizar lo antes posible, durante el año 2017 o principios de 2018 v).

Está claro que conforme la Fed aumente la tasa de interés subirá la cantidad de dólares destinados al servicio de la deuda estadounidense de 14 billones de dólares. Los intereses serán la partida del presupuesto del Gobierno Federal que más rápidamente crecerá. Es obvio que los globalistas ya tienen un plan para debilitar a D.Trump y para que colapse la economía norteamericana, y lo vienen ejecutando desde que resultó ganador Trump en las elecciones del 8 de noviembre de 2016 a partir de: los anuncios de que la Fed aumentaría la tasa de interés, de las movidas para que no llegue a los 270 electores en los veinte colegios electorales el 19 de diciembre de 2016, de las mediáticas movilizaciones de jóvenes en los grandes centros urbanos, a partir de la denuncia de la intromisión de hackers rusos, etc.

En el plano de la economía con el anuncio de un plan de fuertes incrementos en las tasas de interés tienden a provocar un colapso y harán lo imposible a través de las principales corporaciones-mediáticas bajo su dominio de responsabilizar a Trump y sus apoyos económicos y políticos, pues, el colapso es un proceso y no un suceso. El colapso/crack bancario implicaría sin duda procesos de ´bail-in´, un corralito reduciendo o prácticamente eliminando el dinero-cash para así poder tener el control sobre la población entera a través de sus cuentas bancarias, hecho que afectaría de manera directa a todas personas con cuentas propias.

El plan de los globalistas se orienta a acabar con el dólar como moneda internacional de referencia y este colapso (crisis) limitaría fuertemente el peso del dólar en el mercado internacional. De este modo el valor del nuevo dólar ya no sería controlado por la Reserva Federal, esta probablemente tendría que ceder este rol al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el dólar perdería mucho de su actual poder adquisitivo, mediante procesos de devaluación e inflación.

La pregunta es si los globalistas lograran construir la imputación de la responsabilidad de Trump y sus políticas, o si por el contrario el gran público podrá ver claramente que es la élite financiera globalista quien controla la mano que mece la cuna de la crisis. En tal caso el panorama incluso se abriría para una alternativa sistémica vi) .

Qué pasará en el primer año del gobierno D.Trump Para ello hemos de analizar la próxima fase del ciclo de crédito, y las implicancias para las tasas de interés y de inflación. Un recorte fiscal para estimular la producción en EUA significará un alza en las tasas de interés y con ello sobre los precios que van ir en ascenso.

En este sentido podríamos encontramos con una política “muy prudente” de Trump de no comenzar con su política fiscal o de hacerlo de manera muy gradual. El alza de precios de las materias primas se dará de todos modos debido al almacenamiento continuo de materias primas realizado por China, cuya demanda de estos ´commodities´ compite con la demanda esperada que generan las obras de infraestructura y reindustrialización anunciadas por D.Trump.

Hasta que asuma D.Trump, los bancos están en la fase inicial que marcará pérdidas en bonos, ya que se verán obligados a vender sus tenencias en bonos para crear espacio de financiar los mega-proyectos de infraestructura. La venta masiva de bonos que se espera implicará una pérdida de precio de los mismos con las pérdidas bancarias correspondientes.

Los mecanismos detrás de los flujos de crédito bancario del sector financiero al productivo hoy son diferentes a las situaciones en tiempos anteriores. A partir del año 2008 el ciclo de crédito financiero se ha prolongado y distorsionado artificialmente vi) , debido a que la mayoría de las malas inversiones acumuladas (1999-2006), normalmente eliminadas en la fase de desaceleración del ciclo de crédito (2009-2014), se les ha permitido persistir y se le ha agregado toda una emisión sin respaldo. Lo anterior gracias a la supresión agresiva de los tipos de interés por la Reserva Federal que creó una burbuja de emisión de dinero sin respaldo a tasas de interés cero y hasta negativas. Se construyó así una burbuja financiera varias veces más grande que la que estallo en 2008 en EUA, con la caída del banco de inversión LehmanBrothers, pero ahora global.

En consecuencia, el acumulado crédito bancario de estos tiempos nunca se reasignó del uso improductivo al productivo, sino que se ha ampliado sin cesar en nombre de la ingeniería financiera (burbuja).

Entrando al 2017, los bancos todavía tienen que vender sus tenencias en bonos comprados a precios altos cuando las tasas de interés estaban excepcionalmente bajas. Luego han de venderlos a fin de lograr el suficiente espacio en su cartera para poder ofrecer préstamos destinados a la expansión de la infraestructura y para financiar un déficit fiscal en alza. Sputniknews espera en 2017 una venta masiva y consecuente verdadera caída en el precio de los bonos del Tesoro. Todo esto ocurrirá en el 2017, suponiendo que D.Trump siga con sus planes económicos.

Sin embargo, los actores que apuestan por la actividad industrial, comercial y agraria ya han anticipado a la baja los precios que bonos en poder de los bancos. Han anticipado grandes pérdidas para los grandes bancos que recibieron bonos emitidos a tasa 0% y sin respaldo, y que ahora deben sí o sí venderlos. Pues, el precio del bono es inverso a su rentabilidad.

Dado que, antes de los planes expansivos de D.Trump, los rendimientos en bonos se encontraban a niveles inusualmente bajos (debido a las tasas de interés excepcionalmente bajas 0% o negativas), ahora se esperan grandes pérdidas bancarias en el mercado de bonos.

Se esperan pérdidas muy grandes para los bancos debido a que deberían venderlos cuando, tanto fuera de EUA (Chinos sobre todo) como los mismos bancos dentro de EUA, hay una fuerte presión para invertir en:
a- los grandes proyectos de infraestructura dentro y fuera de EUA,
b-por la política de la FED de elevar las tasas de interés por motivos geopolíticos en la disputa entre los capitales financieros dentro de EUA,
c- también como resultado de las expectativas de inflación y
d- como consecuencia de la propia caída de los bonos.

La liquidación de bonos del tesoro en el exterior El efecto a la baja de los bonos del Tesoro no solo se define por causas internas. Ya hemos mencionado en nuestro artículo anterior viii) que no solo China sino los países asiáticos en general, con la excepción de Japón, se están deshaciendo masivamente de los bonos del Tesoro. Esta liquidación masiva de bonos es algo que Washington ya temía desde hace años, porque pondría a la Reserva federal en la posición de tener que aumentar las tasas de interés. Un alza en las tasas de interés se reforzará sobre todo si esta liquidación de bonos continúa o incluso si se acentuará en los próximos meses.

Ya Trump advertía que cuando la Fed aumente demasiado a menudo las tasas de interés, el dólar se fortalecerá al haber una fuerte demanda del billete verde, al menos temporalmente, hasta que luego serán ´trocados´ por oro o materias primas, aumentando el precio de ambos.

El día que la presidencia de la FED acelere el aumento en las tasas de interés (el próximo aumento ya podrá darse en febrero de 2017) Trump no podrá contar más con Yellen y su ´board´ para aplicar la expansión monetaria que se ocupa para financiar su déficit fiscal. Él hará la presión necesaria sobre la Fed para no aumentar las tasas de interés y de ser necesario no esperara hasta febrero de 2018 para reemplazarla de una forma u otra. A él la gustaría poder reemplazar a Yellen pero su mandato termina en febrero de 2018 ix) .

Las consecuencias de un estímulo fiscal
Los bonos:

El presidente electo tiene como proyecto promover un estímulo fiscal sustancial para la empresa privada industrial, comercial y agrícola. La diferencia entre un estímulo monetario y otro fiscal se encuentra en la inflación de precios. El estímulo monetario tiende a inflar los precios de los activos, mientras que un estímulo fiscal tiende a inflar los precios al consumidor. Por lo tanto, el estímulo fiscal conduce con mayor certeza al aumento de las tasas de interés debido al efecto de inflación de precios. El alza en los rendimientos de los bonos se produce al venderlos a precios en baja. La baja del precio de los bonos causará pérdidas dolorosas para aquellos bancos con fuertes inversiones en bonos (sobre todo los de corto plazo) que compraron en su momento más caro.
Esto se suma a una debilidad estructural que todos los bancos acarrean desde la crisis de 2008 y que se ha sumado a un mundo de bancos y bancos centrales expuestos a la gran burbuja financiera que se generó para posponer el escenario de ganadores y perdedores entre las grandes bancas financieras transnacionales. Los grandes perdedores inmediatos
lograron posponer la resolución de la crisis producto de una lucha de intereses financieros trasnacionales hasta poder construir-imponer un escenario favorable en la puja.

Este es el fundamento de esa gran burbuja financiera que deja expuestos a todos los bancos centrales, a todas las monedas internacionales, a todos los grandes bancos a la crisis de la burbuja financiera y que al mismo tiempo les ha permitido posponer su resolución desde 2008 hasta ahora. Pero ahora el terreno es uno mucho más complejo que en 2008, es de mucha mayor envergadura y ya no solo existen opciones en esquemas financieros sino que emergieron ya las opciones alternativas anti-financieras y multipolares universales x).

Las acciones

Se puede esperar que el cambio de un estímulo monetario, durante el período post crisis de 2008 a 2016, a otro fiscal en 2017 afecte también negativamente los precios de los activos, por las razones que quedarán claras a continuación. En la fase expansiva, el dinero debe abandonar las actividades puramente financieras. Sin embargo, no se puede tener a la vez un estímulo fiscal y una reasignación de recursos económicos al sector privado no financiero sin crear un poderoso efecto de precios sobre los relativamente escasos activos financieros.

En consecuencia, no sólo se espera una caída en los precios de los bonos debido a un aumento en los rendimientos vía intereses de los mismos, sino también en los mercados bursátiles habrá un clara tendencia al alza y a tal punto que los fundamentos de las acciones parecerán estar en su mejor momento. Por lo tanto, la euforia postelectoral con la victoria de D.Trump en las bolsas de valores es un reflejo de un sentimiento positivo, que va por delante de la realidad xi) .

La expansión monetaria y las tasas de interés

Los keynesianos argumentarían que las tensiones a las que se enfrenta el sector financiero pueden compensarse con la expansión del crédito.
Inicialmente, esto puede ser el caso, siempre y cuando los bancos tengan espacio en sus hojas de balance para un incremento adicional de crédito. Sin embargo, los efectos inflacionarios de la expansión fiscal sobre los precios al consumidor se convierten en una fuerza considerable y relativamente inmediata, dominando rápidamente las consideraciones de la política monetaria. Esto se debe a que un déficit fiscal se traduce directamente en un aumento de la demanda de bienes y servicios a través del aumento en el gasto público, elevando los precios a medida que se gasta dinero extra creado a partir de la nada. El resultado será que el banco central inevitablemente aumentará las tasas de interés a fin de proteger el poder adquisitivo de la moneda (Tyler Durden, Trump Vs China: Ciclos de Crédito y Oro, www.GoldMoney.com, 3 de diciembre de 2016).

El ejemplo más claro en la memoria viviente para explicar las consecuencias de la política económica de Trump, afirma Durden, probablemente es la economía de Gran Bretaña en la primera mitad de los años setenta. A partir de 1970, el gobierno estimuló agresivamente la economía al aumentar el déficit fiscal a partir de una baja en las tasas de interés. El resultado fue un alza en el mercado bursátil que terminó en mayo de 1972. Los intereses pagados por los bonos del gobierno británico habían tocado fondo más temprano en ese mismo año.
A medida que se percibía que la economía mejoraba, el Banco de Inglaterra aumentó los tipos de interés con la inflación de precios como consecuencia. Los bonos se solían vender a menor precio al tiempo que sus rendimientos crecieron. La especulación llevó la inversión de los mercados de valores a la propiedad comercial, cuando los alquileres y los valores de los inmuebles subieron debido a la expansión de la demanda de oficinas, impulsada por un boom económico artificial.

La inflación de precios se aceleró hasta el punto en que las tasas de interés tuvieron que ser aumentadas aún más todavía, provocando un colapso en el mercado inmobiliario, lo que obligó al rescate de los bancos involucrados. A lo largo del ciclo, continúa Durden, la tasa básica del Banco de Inglaterra había aumentado del 5% en septiembre de 1971 al 13% en noviembre de 1973, precipitando el colapso del mercado inmobiliario. Los rendimientos de los bonos a largo plazo se habían duplicado a más del 15% y fines de 1975 la bolsa de valores había perdido 75% de su valor. La situación financiera del Gobierno británico era tan mala que tuvo que pedir prestado dinero al FMI.

Todo esto sucedía en Gran Bretaña entre 1970-1979, cuando el mundo se encontraba aun sin mayor emisión de dinero por los bancos centrales sin respaldo en la economía real. Si se encontraba en medio de la crisis del respaldo oro del dólar como moneda fiduciaria , provocada por la decisión de Alemania y Francia en 1967 de exigir sus acreencias con EUA en oro, hecho que fue resuelto con la decisión de EUA de plantear el no reconocimiento de la deuda, el no respaldo en oro del dólar y el pasaje al respaldo del dólar en el comercio de petróleo con
Arabia Saudita (llamado petrodólares). Todo esto sucedía cuando la economía de EUA era central y aun el motor de la economía mundial.
Algo que ha dejado de suceder a partir de la crisis de 2008 y que es el gran fundamento de esta crisis mundial.

Con lo cual se nos plantea el dilema acerca de cuál será el camino que recorrerá la política de D.Trump en la economía de EUA en una situación marco mundial totalmente distinta a la de 1970/79.

Un probable colapso financiero en EUA en 2017

Ahora bien, al intentar Donald Trump perseguir las políticas fiscales expansionistas de Gran Bretaña de 1970, todas las señales de un ciclo similar se están gestando hoy en EUA pero en una escala muy superior.
Pero hay diferencias obvias, en particular la alta carga de la deuda en el sector privado. En la década de 1970, los niveles de deuda del sector privado eran bajos y tan así que los precios inmobiliarios residenciales en el Reino Unido inicialmente no se vieron afectados por el aumento de las tasas de interés. Hoy en día, las propiedades residenciales en EUA cuentan con hipotecas que alcanzan un 80% del valor de la propiedad. De hecho, el nivel de deuda del sector privado en general en Estados Unidos es ahora tan grande que un aumento en la tasa de interés de los fondos federales en un dos a tres por ciento ya puede ser suficiente para que colapsen tanto los precios de la vivienda residencial y el sector financiero de EUA como un todo.

Otra diferencia importante es la interconexión de los mercados. El aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos sin duda se traducirá en la migración de euros a dólares buscando rendimientos crecientes de inversiones en dólares. Esto afecta en particular a la zona del euro. Los bancos de la eurozona enfrentarán pérdidas en el mercado de bonos (ya que sus inversores buscarán venderlos para invertir en dólares) potencialmente tan grandes que todo el sistema bancario europeo podría colapsar y hasta su propia supervivencia podría verse amenazada por estos desarrollos.

Es probable que el BCE xiii) continúe inyectando dinero en el sector financiero en un intento desesperado por salvar a los bancos, pero sólo podrá hacerlo mientras que el efecto de la inflación de precios de un euro en caída, no lo obligue a elevar las tasas de interés también.

Ante la amenaza de una fuerte crisis bancaria la Comisión Europea está aumentando los controles sobre la moneda en efectivo y los metales preciosos como el oro y la plata. En el marco de los “ataques terroristas”, como él que tuvo lugar esta navidad en Berlín se
pretende limitar la posibilidad de operar con dinero en efectivo y primero que nada desde y hacia el exterior. Lo anterior tiene que ver con la implementación de un corralito que cierra las oportunidades de fuga de dinero hacia afuera. La posesión de oro se hará ilegal, lo que implica una clara confiscación de la riqueza ciudadana. Al sacar de circulación los billetes de mayor valor, se limitará la posibilidad de guardar dinero fuera del banco, bajo el colchón. Todo lo anterior para preparar un ´bail in´ (corralito cambiario) para el momento de la bancarrota ivx) .

D.Trump y su ´matrimonio´ con Rusia en 2017

El Nuevo presidente de EUA anunció que su próximo Secretario de Estado será RexTillerson, ejecutivo de la empresa petrolera ExxonMobil, el hombre que dio inicio al ´fracking´, al desarrollo del petróleo y gas no convencional. El Departamento del Estado que dirigirá está encargado de toda clase de guerras económicas en el mundo. Todo esto en un momento donde los días del dólar parecen estar contados y que las monedas fuertes están cada vez más situadas en el Este. RexTillerson tiene un lazo fuerte con la Dinastía Rockefeller, cuya fortuna en Standard Oil derivo en la fundación de ExxonMobil.

Tillerson y su control sobre el gas natural -que tiene el poder de llevar el precio de petróleo a una caída libre-, podría resultar su arma económica por excelencia en la guerra económica y la negociación comercial. La habilidad de controlar la oferta y demanda de la energía será el principal juego de poder. Putin podrá ser o no un aliado en este proceso ya que EXXON-Mobil también tiene fuertes inversiones en la Federación Rusa e intereses comunes para explorar el Ártico. Para el año 2017 se alejará una potencial guerra con Rusia y habrá paz en este año xv) .

Trump y su relación con China y América latina

Gran Bretaña, en los años setenta, así como los EE.UU. en los próximos años, ambos tienen un problema específico común: el aumento de precio de los ´commodities´ (materias primas) en general y de la energía en particular. La demanda artificial generada por la expansión fiscal en los Estados Unidos en los años 1970-74 contribuyó a un aumento significativo en el nivel general de los precios de las ´commodities´.

El más notable fue el aumento en el precio del petróleo, ya que la OPEP subió el precio por barril de US$3 a US$12 tan sólo en 1973. El alza de los precios de los ´commodities´ se pagó mediante la expansión monetaria, al igual que hoy.

Pero hoy, China está llevando a cabo vastos planes de infraestructura para toda Asia xvi) , lo que le obliga a almacenar y consumir antidades sin precedentes de materias primas industriales y energía.

Estos planes de China y los BRICS, también involucran y contienen a los capitales financieros globales con los cuales suman y explican que el 63% xvii) del PMB mundial se produzca en las economías emergentes (no en EUA). Los planes expansivos de Trump entrarán en conflicto con los planes más grandes que China ya tiene en marcha, elevando aún más los precios de los ´commodities´ expresados en dólares. Esto, además de las alzas ya vistas antes que asuma Trump, empeora la perspectiva de los precios aún más todavía. Aquí queda claro el porqué del conflicto de intereses entre China y EEUU en la política económica de Trump. Esto podrá tener un efecto de rebote hacia América Latina. En el conflicto latente por las materias primas es de esperar que la
doctrina Monroe se reintroducirá con casi seguridad y con mucha fuerza.

El oro, el colapso sistémico y la perspectiva posterior

El oro se encuentra atrapado en baja temporal de su precio, siendo su venta una forma rápida para que los fondos de cobertura ubicados en Estados Unidos compren dólares con un precio y rendimientos en alza.
Si bien esta presión puede persistir, sobre todo si el euro se debilita más, consideramos que es esencialmente un efecto temporal de coyuntura. En 2017 el oro tendrá una tendencia al alza.

Entre 1970 y fines de 1974 el oro subió de $35 a $197.50, un aumento de más del 500%. Durante ese período, como ya se mencionó, la tasa básica del Banco de Inglaterra pasó de 5% a 13%. La tasa de descuento de la Fed subió de 4,5% en 1972, al 8% en agosto de 1974. Así observamos que un aumento en el precio del oro fue acompañado por un aumento en la tasa de interés, lo que contradice los saberes de la economía convencional de hoy.

El 21 de enero de 1980 el oro alcanzó un precio máximo de 850 dólares, cuando la tasa de descuento de la Fed se situó en un 12%. La actual convicción de que un aumento de las tasas de interés sería malo para el oro fue refutada por esos acontecimientos. La razón por la que el oro subió no tuvo que ver con las tasas de interés, y si tuvo todo que ver con la aceleración de la inflación de precios. La única manera de detener el aumento del precio del oro era elevar los tipos de interés lo suficientemente altos y fuertes como para dar un golpe que pudiera colapsar la actividad económica, tal como lo hizo Paul Volcker en 1980-81, y lo que podría llegar a hacer la Fed si siguiera manos de los globalistas en el año 2017.

Otra manera de mirar el precio del oro en perspectiva es pensar en él en términos de precios de las materias primas, que en el largo plazo tienden a ser más estables cuando se mide en oro, que cuando se mide en monedas fiduciarias xviii) . Dada la perspectiva al alza de los precios de las materias primas, ya que tanto China como Estados Unidos compiten por las mismas y aumentan la cantidad de dinero para pagarlas, es más lógico que el precio del oro mantenga su nivel de poder adquisitivo frente al aumento de los precios de los ´commodities´ y no en relación con la pérdida de poder adquisitivo de las monedas fiduciarias.
Ahora bien, China se ha preparado para este momento histórico, habiendo emprendido una política de larga data de almacenamiento de oro desde 1983. La cantidad de oro que el país ha acumulado, además de las reservas oficiales declaradas, es un secreto de estado, pero la estimación es de al menos 20.000 toneladas. En 2002, el Estado chino probablemente ya tenía asegurado suficiente oro físico para permitir que sus propios ciudadanos se unieran a la iniciativa, porque en ese año el Banco del Pueblo estableció la Bolsa de Oro de Shanghai y levantó la prohibición de la propiedad privada de oro en China.

En los últimos catorce años, los particulares y las empresas en China han acumulado al menos otras 10.000 toneladas, y China por lejos se ha convertido en el mayor productor y refinador de oro. Podemos decir que China se ha preparado a sí misma y a sus ciudadanos con suficiente antelación para el colapso del poder adquisitivo de las monedas fiduciarias que su demanda de ´commodities´ probablemente provocará.
Lo único que debe hacer es deshacerse de sus bonos del Tesoro de los Estados Unidos acumulados en el pasado antes de que se estos se queden sin valor, cosa que ya está haciendo de manera acelerada.

Además, China ha ido desarrollando un esquema de poder productivo, multipolar y de escala universal. Esquema que comparte con Rusia y la Unión Económica Euroasiática, con la India y su área de influencia, con Brasil-Argentina y la Unasur-Celac, con Sudáfrica y la Unión Africana, a los cuales se suma Pakistán, Irán, Siria, Egipto y otros.

Un esquema con moneda internacional centrada en el yuan y la canasta de monedas Brics, con un Banco de Infraestructura y Desarrollo (BAII), un Fondo de fomento, un sistema propio de compensación de intercambio, un plan de infraestructura y desarrollo que muy pronto llega a Inglaterra con un tren de cargas de alta velocidad. Un plan de infraestructura que tiene en su hoja de ruta de la seda llegar hasta EUA por el Puente Terrestre que une Siberia y Alaska, y que tiene a sectores del poder en EUA, los Roosveltianos en el Partido Republicano que promueven esta salida productiva para el pueblo norteamericano. Y que promueven también la re-institucionalización de la Ley GlassSteagall como único modo de debilitar estructuralmente al capital financiero global, al impedir que la banca de financiera inversión pueda existir y dar sustento a las redes financieras globales. Por lo tanto, Trump también tiene una vía hacia el industrialismo por medio de esta articulación con los Brics.

En cambio, EUA está muy mal preparado para enfrentar un alza de precios de las materias primas. Sus reservas de oro, asumiendo incluso que son como se indica, lo cual es por lo menos dudoso xix) , son insuficientes para asegurar un dólar en declive, y en cualquier caso la conversión en oro de posiciones en dólares ya no será fácil. En los años venideros y en términos de demanda de los ´commodities´, Estados Unidos le tocará jugar de todos modos de segundo violín a la par de China (y no como en 1970, cuando Gran Bretaña ocupaba ese lugar), empeorando potencialmente la situación de los precios en dólares.
Debido a la continua demanda no cíclica de materias primas de China, existe un riesgo significativo que ni siquiera una depresión debido a la liquidación de la deuda provocada por alzas significativas en las tasas de interés logrará controlar la inflación de precios expresada en monedas occidentales. A diferencia de los años setenta, cuando el dólar ponía la música con que todos los demás bailaban, hoy China, Rusia y todas las naciones vinculadas a ellos por el comercio en este momento ya no bailan al son de la música del dólar. En consecuencia, la política monetaria estadounidense ya no ejerce un control absoluto sobre la inflación de los precios mundiales, medida en dólares u otras monedas fiduciarias.

Por lo tanto, las presiones inflacionarias (de los precios de las materias primas) podrían persistir, por más que caigan los precios de los bonos del Tesoro (títulos de deuda estadounidense). La posibilidad de que el entorno de precios en dólares siga siendo inflacionario en medio de una fuerte recesión económica de Estados Unidos no puede descartarse, incluso si en 2018 la política monetaria de la Reserva Federal ya estuviera manejada por la administración Trump. Observamos aquí la coyuntura para un escenario de golpe que podrían dar los globalistas alimentando este colapso y que esto pueda suceder en el periodo de tiempo que va desde enero de 2017 hasta principios de 2018.

Antes de que esta posibilidad se haga realidad, la probabilidad de que provoquen un colapso sistémico en la zona euro es un riesgo y amenaza aún más inmediatos.

Notas:

i La denominación de “mercados” hace referencia a los comportamientos de los grandes capitalistas que componen ´jugadas de poder´ que arrastran tras de sí a pequeños empresarios y gobiernos.

ii Banco Central de EUA (Estados Unidos de América).

iii Transferir el poder del control soberano de la moneda del banco central (Reserva Federal) al ministerio de economía (Departamento del Tesoro). Un objetivo que también se propusieron Abraham Lincoln entre 1861-65 y J.F.Kennedy entre 1961-63. Lincoln en tiempos de la guerra de secesión de EUA, secesión del dominio que Gran Bretaña ejercía sobre las colonias norteamericanas y guerra civil entre el norte con un programa industrialista de desarrollo soberano y el sur con programa agrario dependiente articulado a la gran industria británica.

Kennedy en tiempos de la guerra fría de la pos-segunda guerra mundial donde EUA se impone en occidente, subordina a Gran Bretaña y Europa con su Plan Marshall de “reconstrucción” como motor del desarrollo de su poder industrial y sus corporaciones multinacionales, en medio de la guerra de Vietnam, la revolución cubana, la crisis de los misiles y enfrentada a la URSS, en un mundo geoestratégicamente bipolar.

iv Michael Snyder, WhyTheFedMightActuallyRaiseRates 3 Times in 2017, www.silverdoctors.com, 21 de diciembre de 2016.

v John_Mauldin, TrumpAppointeesCouldMake Up TheMajority Of TheFed In TwoYears, www.marketoracle.co.uk, 20 de diciembre de 2016.

vi Mac Slavo, Brandon SmithWarnstheSystemIsCrashing: “Prepare for Bank Confiscations, Shortages, Insurgency”, www.silverdoctors.com , 27 de diciembre de 2016

vii El programa llamado de flexibilización cuantitativa –EQ -2009/2014-, que implico una monstruosa emisión masiva de la Fed sin respaldo en la economía real (burbuja ficticia o artificial), a tasa 0% y con compra de deuda mala -bonos basura- a los bancos.

Construyendo una gran burbuja financiera cuyo tamaño es al menos 10 veces más grande que la que estallo en 2008 con la caída del LehmanBrothers. Que involucra a todos los bancos centrales de las grandes economías y a sus monedas.

viii Elecciones en EEUU 2016: Ganó la profundización de la crisis global. WimDierckxsens y Walter Formento 19/12/2016. http://www.alainet.org/es/articulo/182448.

ix He wouldliketoreplaceYellenbuthertermwillnotenduntilFebruary 2018. Dan_Steinbock, Why Are ForeignNations Dumping US Treasuries, http://webcache.googleusercontent.com, 21 de diciembre de 2016.

x Geopolítica de la Crisis Económica Mundial, Globalismo vs Universalismo. Walter Formento y WimDierckxsens. Ed Fabro, Septiembre de 2016.ISBN 978-987-713-096-6.

xi Tyler Durden, Trump Vs China: Ciclos de Crédito y Oro, www.GoldMoney.com, 3 de diciembre de 2016.

xii Es dinero que no se respalda por metales preciosos ni nada que no sea una promesa de pago por parte de la entidad emisora. Es importante tener en cuenta que entendemos la confianza de la comunidad como el conjunto de la riqueza aparente que presenta la comunidad emisora de la moneda. Es el modelo monetario que predomina actualmente en el mundo, y es el del dólar estadounidense, el euro y todas las otras monedas de reserva.-

xiii Banco Central Europeo.

xiv Tyler Durden, EuropeProposesConfiscating Gold In CrackdownOn “TerroristFinancing”, www.silverdoctors.com, 28 de diciembre de 2016.
xv AaronDykes, Trump’sSecretary of State Pick Will “Determine WarorPeaceWithRussia” ThroughHisPowerOverEnergy, www.truthstreammedia.com , 28 de diciembre de 2016.

xvi China anunció en 2014 la creación de la iniciativa “OneBelt, One Road” (OBOR) un proyecto económico que busca potenciar los flujos comerciales entre Asia y Europa, pero que también implica un claro objetivo político: crear y fortalecer vínculos con los países participantes y potenciar su influencia en Asia y Europa. (…) es un vasto plan de acuerdos comerciales y de infraestructura que supone la construcción de puertos, aeropuertos, carreteras y gaseoductos y la colaboración en los ámbitos de energía, finanzas, ciencia y tecnología e I+D; incluso prevé la creación de un área de integración económica.

El proyecto estaría respaldado principalmente por el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB en inglés), liderado por China, a lo que se añadiría un fondo de 40.000 millones de dólares aportados por Pekín. Si las cifras de inversión anunciadas por China se toman al pie de la letra, nos encontramos ante la iniciativa de diplomacia económica más ambiciosa desde el Plan Marshall.

http://elordenmundial.com/2016/11/01/la-nueva-ruta-la-seda-iniciativa-economica-ofensiva-diplomatica/

xvii Idem Nota x.-

xviii Es decir, dinero que no se respalda por metales preciosos ni nada que no sea una promesa de pago por parte de la entidad emisora. Es importante tener en cuenta que entendemos la confianza de la comunidad como el conjunto de la riqueza aparente que presenta la comunidad emisora de la moneda. Es el modelo monetario que predomina actualmente en el mundo, y es el del dólar estadounidense, el euro y todas las otras monedas de reserva.-

xix el Dr. Paul Craig Roberts, ex subsecretario del Tesoro de Estados Unidos durante el gobierno de Ronald Reagan afirma: los estadounidenses “no tienen el oro y no lo pueden entregar, y han forzado a que Alemania acepte esos términos y deje de pedirlo debido a que no puede ser entregado”.

http://scl.io/MhMUvyRd#gs.0OaYeCU.http://scl.io/MhMUvyRd#gs.

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2017  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.