Archivos:     2016  2017 20182019  | 2020

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 

 PORTADA | Mapa del Sitio   

ECONÓMICAS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
Editor: José Bodes Gómez

[19.06.2020]- Actualización 3:30 pm de Cuba

El mercado negro se dispara en América Latina y consigue en el comercio por vía digital un nuevo aliado

El 24 marzo Panamá implementó por decreto una Ley Seca en todo su territorio, como parte de las medidas para luchar contra la pandemia del coronavirus.

La intención del Gobierno de Laurentino Cortizo era mantener a la gente en sus casas y evitar hechos de violencia; pero el efecto fue otro: un incremento “exacerbado” de la venta clandestina de bebidas alcohólicas.

Solo en el primer mes, se decomisaron más de 600 cajas de distintos licores, valorados en US$75.000. Finalmente, el 8 de mayo, el Ejecutivo desistió y levantó la prohibición.

En México, la historia es aún más extrema. Al menos cien personas murieron a mediados de mayo al consumir alcohol adulterado en los estados de Puebla, Morelos y Jalisco.

El hecho ocurrió en medio de las medidas restrictivas que mantiene cerrada a la industria cervecera mexicana, una de las mayores del mundo.

Las investigaciones aún están en curso, pero la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (Tracit por sus siglas en inglés) ha advertido de una relación entre la paralización de la producción de cerveza y el aumento del tráfico de alcohol en un país donde más del 36% de los licores que se consumen son ilícitos.

Los dos casos ponen de manifiesto una tendencia que Tracit viene observando con preocupación: el confinamiento y las medidas restrictivas han incrementado el comercio ilícito en América Latina, una región históricamente golpeada por este flagelo.

Además de Panamá y México, Brasil también destaca entre los países donde el llamado “mercado negro” se ha disparado.

Esteban Giudici, especialista de la organización Tracit, explica que el coronavirus y las acciones que los gobiernos están tomando para combatirlo, han generado nuevas oportunidades para desarrollar actividades comerciales ilícitas, con el sector de bebidas alcohólicas, tabaco y farmacia, como los más afectados.

“Hay una falta de política combinada en los Gobiernos. A veces, para controlar a un sector especifico, se toman medidas aisladas que terminan alimentando el comercio ilícito, como ocurrió en Panamá y México con la prohibición de vender alcohol en cuarentena”, explica el experto de la organización.

Aún así, Giudici reconoce que el confinamiento y ciertas restricciones son necesarias para enfrentar un virus que ya ha matado a más de 390.000 personas en el mundo.

Otro caso que preocupa a Giudici es el incremento de la venta ilegal de productos farmacéuticos y advierte que la mayoría de las veces se trata de fármacos falsificados.

Según detalla, la comercialización ilegal de este rubro se registra con más frecuencia en países de Centroamérica y Brasil, donde -además de medicinas- se estaría traficando con alcohol gel y mascarillas, dos implementos fundamentales para protegerse durante la pandemia del coronavirus.

El especialista de la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito explica que la venta ilegal de fármacos ha dejado en evidencia otra vulnerabilidad en la región: el incremento del mercado negro a través del e-commerce.

“Esta tendencia ha aumentado mucho durante el confinamiento, porque la gente está acudiendo más a las compras online”, comenta.

El auge del e-commerce del que habla Giudici, lo confirmó un estudio de MercadoLibre, realizado a mediados de abril, que contabilizó a 1,7 millones de nuevos consumidores digitales en Latinoamérica desde el inicio de la pandemia.

Además, del total de consumidores de la región, el 24% realizó más de 3 compras en línea.

Este óptimo resultado que está teniendo el e-commerce en medio del confinamiento, está siendo aprovechado por las organizaciones criminales.

Giudici explica que en el caso del comercio electrónico, no existe un reglamento claro que permita regularlo, por lo que termina siendo un escondite fácil para los criminales.

“El marco regulatorio es pobre, lo que existe es más lo relativo a la protección de datos y no a la comercialización ilícita”, comenta.

A juicio del experto, el problema “lamentablemente” no está en la agenda de los Gobiernos y la necesidad de abordarlo es cada día más urgente.

El comercio ilícito no es un problema único de Latinoamérica, y dependiendo del sector, impacta con mayor fuerza en una región o en otra.

Según estimaciones de la Asociación Latinoamericana Anticontrabando, en América Latina, este delito mueve recursos por un total de US$210.000 millones al año, lo que representa pérdidas fiscales de más de US$1.500 millones.

El impacto global también es significativo: el tráfico ilegal equivale entre el 8% y el 15% del Producto Interno Bruto (PIB) internacional.

Esteban Giudici explica que si se considera la perspectiva del volumen respecto a la población, el índice del comercio ilícito es menor en Latinoamérica que en otras zonas, "pero el efecto negativo que tiene en las sociedades de la región es mucho mayor".

A lo que refiere el experto, es a una clara relación que han identificado entre el mercado negro y el aumento de la violencia donde se lleva a cabo el delito.

En el Índice del Entorno Global del Comercio Ilícito, encargado por Tracit en 2018, la región América (que incluye a Estados Unidos y Canadá) se ubicó tercera con 54,0 de un rango de 100, por encima del Medio Oriente y África, que obtuvieron el peor desempeño en los indicadores de transparencia y comercio.

En el estudio, Europa logró la mejor posición con 68,0 puntos y Asia-Pacífico se ubicó segundo con 56,0.

En detalle, el Índice de Tracit muestra a la región América como la segunda más fuerte en el entorno aduanero y de políticas gubernamentales, detrás de Europa.

En cambio, tiene un peor desempeño -incluso por debajo de Medio Oriente y África- en la categoría de oferta y demanda, principalmente por la calidad de las instituciones estatales y las regulaciones del mercado laboral que, fuera de Estados Unidos, Canadá y Guatemala, son más restrictivas que el promedio del índice en lo que se refiere a contratar y despedir empleados.

La falta de una ación más efectiva por parte de los gobiernos y las autoridades responsable de aplicar la justicia, es un aspecto que contribuye a la expansión del mercado negro.

Esteban Giudici asegura que la mayoría no tiene noción real de lo que general el comercio ilícito. “Falta consciencia respecto al volumen comercializado por esta vía ilegal, la implicación que trae y el impacto que genera”, dice.

En tal sentido, el experto de Tracit, insiste en la necesidad de medidas coordinas nacional e internacionalmente para enfrentar este delito, destinar más recursos y capacitar a las fuerzas del orden para combatir un crimen que parece cada vez más organizado.

Además, plantea la importancia de que se incremente la seguridad en la cadena de suministro y la regulación en las zonas franca. Aún así, Giudici ve un panorama complejo para el comercio ilícito en la región, sobre todo mientras se mantengan las medidas restrictivas por la pandemia.

“Estamos en una encrucijada, es un tema álgido porque las medidas de confinamiento son necesarias, pero cuando se deja de producir, automáticamente eso incentiva el comercio ilícito”, sentencia. (América Economía, 16/6)

La inversión extranjera directa caerá este año un 50% interanual en América Latina, reporta la ONU

NACIONES UNIDAS - La inversión extranjera directa caerá este año hasta un 50 % interanual en América Latina debido a la crisis derivada del Covid-19, algo que tendrá efectos especialmente adversos en los sectores turístico, de transporte y materias primas, prevé un informe publicado este viernes por Naciones Unidas.

El estudio sobre inversiones globales de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) sitúa a América Latina como una de las regiones que se verán más afectadas por la caída de la inversión, derivada del desplome de la oferta, la demanda, y las políticas anticrisis, que constreñirán el flujo de capitales.

“La pandemia combina un malestar político y social con debilidades estructurales, empujando a las economías latinoamericanas a una profunda recesión y exacerbando los desafíos para atraer inversión extranjera", analizó, al presentar el informe, el director de Inversión y Empresa de la UNCTAD, James Zhan.

Dicho informe vaticina que los precios bajos del petróleo y las materias primas perjudicarán especialmente a la inversión extranjera en las principales economías de Suramérica (Colombia, Brasil, Argentina, Chile y Perú), que dependen de este capital foráneo para sus industrias extractivas.

Otras economías, especialmente las del Caribe, "se verán fuertemente afectadas por el colapso del turismo y la interrupción de la inversión de viajes y ocio", analiza el organismo, que también prevé efectos adversos en la industria manufacturera automotriz y textil de la región.

En el otro lado de la balanza, "América Central y el Caribe podrían ver nuevas inversiones internacionales para expandir la producción de equipos médicos", subraya el estudio de UNCTAD.

Los primeros indicadores de inversión en los meses iniciales de 2020 en Latinoamérica ya anticipan malas cifras con vistas a finales de año, como por ejemplo un descenso interanual en abril del 78 % en las fusiones y adquisiciones, y eso considerando que la pandemia ha llegado más tarde a la región y aún no ha llegado a su punto máximo.

En 2019, la inversión extranjera directa en América Latina creció un 10 % hasta los 164.000 millones de dólares, impulsada sobre todo por el ascenso de los flujos de países como Brasil, que atrajo casi la mitad de esos capitales y experimentó un ascenso interanual del 20 % en este indicador.

A nivel mundial, el organismo de Naciones Unidas prevé que la inversión extranjera directa caiga un 40 % interanual en 2020, vuelva a bajar en 2021 entre un 5 % y un 10 % y no remonte hasta 2022.

De confirmarse, ello significaría una inversión foránea de poco más de 600.000 millones de dólares, la peor cifra en 17 años, según las estadísticas de la organización.

Las principales 5.000 multinacionales del mundo, que representan buena parte de la inversión foránea global, han revisado sus perspectivas de beneficios en 2020 un 40 % a la baja como promedio, lo que contribuirá al descenso de las inversiones, que en más de la mitad de los casos suelen ser ganancias reinvertidas.

Además se espera que tras la pandemia aumenten las políticas restrictivas de flujo de capitales, otro factor que de seguro perjudicará a una inversión extranjera que el año pasado ascendió a 1,54 billones de dólares, una subida interanual del 3 %.

UNCTAD también analiza en su informe el futuro de la cadena de producción internacional tras la pandemia, y predice que ésta no hará sino acelerar los procesos de desaceleración de los flujos de inversión y de las cadenas de valor mundiales, junto a un lento crecimiento del comercio.

Esos procesos ya se habían iniciado tras la crisis financiera mundial de 2008, alimentados por el creciente nacionalismo económico, la nueva revolución industrial (con un impulso de la robotización) y la concienciación sobre el impacto de la producción en el medio ambiente y el calentamiento global.

UNCTAD augura por todo ello mayor intervencionismo de los gobiernos en la producción, más proteccionismo, cambio hacia marcos operativos regionales y bilaterales en lugar de los multinacionales, o un aumento de la desinversión y las deslocalizaciones, que desatará competencia más dura por atraer inversión foránea. (HispanTV,14/6)

Líderes latinoamericanos proponen reformas urgentes en la OMC para reducir impacto del Covid-19 en el comercio

GINEBRA - Tras sufrir los embates de la guerra comercial entre Estados Unidos y China durante gran parte de 2019, este 2020 el comercio mundial libra otras batallas mucho más duras: el COVID-19 y la reciente renuncia del director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el brasileño Roberto Azevedo, en medio de una crisis económica que llevará a la mayor contracción de la actividad económica en la historia de América Latina.

Según proyecciones de la propia OMC, se estima que este año el volumen del comercio internacional, del que América Latina depende en gran medida, caerá entre 13% y 32%, teniendo graves consecuencias en los países de la región.

Ante ello, un grupo de académicos, economistas, exdiplomáticos, expresidentes y ministros de diferentes países latinoamericanos y europeos suscribió el documento de análisis y propuestas sobre América Latina y el Nuevo Orden Internacional “Presencia es esencia. América Latina debe concertarse para participar activamente en la construcción del orden mundial post crisis”.

“Las proyecciones indican que nuestra región marcha hacia una contracción del producto estimada en 5,2%. Será la peor en la historia de sus cuentas nacionales. Tal destrucción de riqueza y empleo, en dimensiones prácticamente desconocidas, aparejará un importante retraso en el proceso de desarrollo y en el común combate a la pobreza y la desigualdad. La caída en las exportaciones afectará nuestras exportaciones, habrá menos empleo, impactará en las cuentas públicas y el financiamiento de los sistemas de seguridad social y traerá repercusiones sociales”, dice el documento que tiene entre sus firmantes al expresidente de Chile Ricardo Lagos, a Ernesto Zedillo, exmandatario mexicano, a Enrique Iglesias, expresidente de BID, entre otros.

La exministra de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Magali Silva, también ha suscrito este documento a fines de mayo.

“En 2019 el volumen del comercio internacional se contrajo en 0,1%, por primera vez casi no creció, lo cual indica que no hubo este dinamismo que se había observado en la década anterior. Para este año las proyecciones de la OMC son realmente trágicas”, dice.

El documento “Presencia es esencia” ha sido refrendado por más de 100 personas, entre políticos, economistas y académicos de diversas áreas quienes han formulado una serie de propuestas para encarar la actual crisis económica producida por la pandemia. (América Economía, 16/6)

Alicia Bárcena: En el mundo post-COVID el bienestar social no será posible sin la transformación digital

SANTIAGO DE CHILE - La noción del estado de bienestar ha tendido a ver las dimensiones tecnológicas como secundarias en el modelo de desarrollo, en lugar de vincularlas profundamente con la gobernanza del Estado. Sin embargo, para tener una reactivación con igualdad y sostenibilidad, es clave que el bienestar social esté de la mano con la transformación digital y sea un elemento clave en el modelo de desarrollo, afirmó este viernes Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La alta funcionaria de las Naciones Unidas expuso en el Diálogo de Alto Nivel Tecnologías Digitales en tiempos de COVID-19, el cual contó con la participación de 13 representantes de la región; Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú. La reunión fue organizada conjuntamente por la CEPAL y los Ministerios de Tecnologías de Colombia y del Ecuador, en el marco de la Agenda Digital para América Latina y el Caribe (eLAC2020), que tiene como misión promover el desarrollo del ecosistema digital en América Latina y el Caribe, mediante un proceso de integración y cooperación regional, fortaleciendo las políticas digitales que impulsen el conocimiento, la inclusión, la equidad, la innovación y la sostenibilidad ambiental.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL realizó una presentación en donde abordó los desafíos y pendientes que tiene la región en materia digital, así como el rol que tienen las nuevas tecnologías en el combate a la pandemia del COVID-19, y la importancia que tendrá en la futura reactivación con igualdad de la región.

“La innovación digital trae muchas ventajas para luchar contra el COVID-19 y facilitar el distanciamiento social, pero también involucra algunos riesgos. El surgimiento de la pandemia ha puesto de manifiesto problemas estructurales en los ámbitos económico y social, a los que se suman la exclusión digital, y otros problemas relacionados con la privacidad y seguridad”, aseguró Alicia Bárcena.

Destacó, además, que esta pandemia ha puesto de manifiesto la importancia del Estado y de sus instituciones para proteger los derechos de los ciudadanos y cómo asegurar que se cubran las necesidades básicas, y por supuesto, ha evidenciado que gran parte de estos servicios requieren ser apoyados por las tecnologías digitales, ya que ofrecen canales importantes entre el estado y la ciudadanía, facilitando la toma de decisiones, mediante la captura y el análisis de grandes cantidades de información.

La máxima representante de la CEPAL también recordó las enormes brechas que aún tiene América Latina y el Caribe, no solo en tecnología sino también en materia de salud, y que pueden justamente estar afectando el cómo estamos combatiendo esta pandemia.

“En la región debemos trabajar en la universalización de Internet”, agregó. “Si bien aún pueden existir algunos problemas de oferta, la principal brecha que tenemos está en la demanda, porque la población en su mayoría está cubierta en acceso al 3G o 4G en términos de redes móviles, pero aún tenemos 210 millones de latinoamericanos y caribeños no conectados, principalmente por problemas socioeconómicos, por problemas de acceso, por problemas de la brecha social que vive nuestra región”, agregó Bárcena.

Añadió que otro de los problemas que enfrenta la región se vincula con la baja velocidad de la conexión, la cual impide el uso simultáneo de aplicaciones y servicios digitales.

Cabe señalar que un estudio que CEPAL realizó en siete países de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Uruguay) arrojó que menos del 25% de los empleados formales puede trabajar desde sus casas, menos del 40% de los niños vive en un hogar conectado; y solo el 43% de las escuelas públicas primarias utilizan internet con fines pedagógicos. Por otro lado, más del 90% de las empresas se encuentran conectadas, pero solo el 33% lo usa para la adquisición de insumos; y menos de la quinta parte de dichas empresas tienen canales de venta digitales.

La alta funcionaria llamó a que la reactivación sea diferente, y esté basada en la innovación, en un mayor valor agregado de nuestros productos, que verdaderamente se desarrolle una política industrial, tecnológica y digital y que, por cierto, pueda propiciar un estado de bienestar. También utilizar las tecnologías digitales para una reactivación con igualdad y sostenibilidad, donde se incorpore a la ciudadanía con mayor acceso a la información y transparencia, subrayó.

“Lo que queremos es un gobierno digital, igualitario y transformador, con infraestructura digital, acceso e inclusión, banda ancha, disponibilidad de dispositivos, mayor oferta de soluciones en materia de telesalud, teleducación y teletrabajo, que permita transitar a una industria 4.0, la digitalización Mipyme, una economía basada en datos y un mayor comercio digital. De esta forma, poder tener economías más sostenibles, con energías no convencionales y ciudades inteligentes”, afirmó Alicia Bárcena.(CEPAL, 17/6)

Banco Central de Brasil recorta tasa de interés a mínimo récord por crisis económica

SAO PAULO - El Banco Central de Brasil recortó el miércoles su tasa de interés en 75 puntos básicos a un mínimo histórico de un 2,25%, como esperaba el mercado, y dijo que había poco espacio para más estímulo monetario que respalde a una economía asolada por la pandemia de coronavirus.

Fue la segunda rebaja consecutiva de 75 puntos básicos, y las autoridades del organismo parecieron alejarse en algo de su directriz del mes pasado de que el 2,25% sería un piso temporal. Las proyecciones indican que la economía de Brasil se dirige a su peor caída anual en los registros.

El comité del organismo que fija la tasa, conocido como Copom, dijo que su decisión fue unánime. Un sondeo de Reuters a 38 economistas realizado este mes pronosticó un recorte de 75 puntos básicos del tipo de interés.

“El Comité considera que la magnitud del estímulo monetario ya implementado parece compatible con los impactos económicos de la pandemia COVID-19”, escribieron las autoridades del organismo en su decisión. “Para las próximas reuniones (...) un eventual ajuste futuro en el actual grado de estímulo monetario será residual”.

La mayoría de los economistas esperan que Brasil sufra este año su peor recesión anual desde que comenzaron los registros en 1900. Un sondeo semanal del Banco Central sitúa la contracción en más del 6%.

Varios bancos de inversión proyectan que el Producto Interno Bruto de la mayor economía de América Latina se reducirá este año más de un 7%. La semana pasada, el Banco Mundial revisó su pronóstico del PIB de Brasil a una caída del 8%. (Reuters, 18/6)

Estados Unidos propone a funcionario de la Casa Blanca para liderar el BID

WASHINGTON - El gobierno estadounidense presentó la nominación de Mauricio J. Claver-Carone, un alto funcionario de la Casa Blanca, para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), anunció este martes el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

"El BID se encuentra en una coyuntura crítica ya que la región enfrenta desafíos crecientes para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible, particularmente a la luz de la pandemia global", dijo el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, en un comunicado.

Claver-Carone actualmente se desempeña como asistente adjunto del presidente y director principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Anteriormente fue representante de EE.UU. ante el Fondo Monetario Internacional, asesor principal del subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de EE.UU. y abogado asesor de la Oficina del Contralor de la Moneda del Departamento del Tesoro.

La nominación de Claver-Carone se produjo cuando el actual presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno, se prepara para renunciar en septiembre después de cumplir tres mandatos de cinco años.

Si Claver-Carone resulta elegido, será el primer estadounidense que presida el BID, aunque este organismo financiero regional, con sede en Washington, ha operado durante sus más de 60 años de existencia en dependencia del flujo de capital norteamericano. (HispanTV, 17/6)

MATERIAL ANTERIOR

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2020  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.