Sitio Oficial - XII Encuentro Sobre Globalización
y Problemas del Desarrollo
La Habana del 1 al 5 de marzo de 2010

  

CUARTO  DÍA

DEBATE EN COMISIONES
La crisis, ¿nueva conquista de América?

Por Heriberto Rosabal

[04.03.2010]- Actualización 7:40 am de Cuba

Siendo como es Centroamérica, dentro del escenario latinoamericano, la víctima mayor de la presente crisis internacional, no sorprende el interés del auditorio de este miércoles en la Sala 3 sobre la ponencia del costarricense Jorge Coronado, dedicada al impacto en esa subregión.

Costarricense Jorge CoronadoExcluyendo a Panamá, que fue objeto de un estudio de caso en la misma comisión, Coronado expuso las consecuencias de las políticas neoliberales y las vulnerabilidades de los países centroamericanos ante la crisis.

Entre las primeras señaló: dependencia aún mayor de la economía estadounidense; 20 millones de habitantes en pobreza (55 % de la población), de los cuales 9,5 millones en la indigencia; niveles ridículos de inversión social, en contraste con el crecimiento sostenido de los presupuestos militares; caída del 10 % de las remesas, que constituyen una alta aportación al PIB; baja del turismo, casi todo norteamericano; altas tasas de desempleo y subempleo; disminución sustancial de las exportaciones hacia el mercado casi único, Estados Unidos, y crecimiento de las importaciones, incluso de granos como el maíz, históricamente producido en el área.

La copa que prometieron llenar los tratados de "libre" comercio, ni se llenó, ni mucho menos se derramó. Centroamérica lo que más exporta hoy son centroamericanos, casi todos a Norteamérica, a donde van a trabajar por mínimas remuneraciones en la construcción, la agricultura y servicios primarios.

Las medidas para revertir las fatales consecuencias de políticas que dispararon los indicadores macro y crearon ilusión de prosperidad; que enriquecieron más a los ricos más ricos y empobrecieron más a los pobres, y profundizaron viejas debilidades estructurales de las economías centroamericanas, hoy son, contra lo que algún rezagado de buena fe pueda esperar, más de lo mismo y al estilo del Norte: salvataje de la banca, casi toda privada en la subregión, y control, "austeridad", de los gastos sociales; alguna inversión en obras públicas, que no generará de inmediato el empleo prometido y regalará nuevos márgenes a la corrupción; políticas asistencialistas de mitigación; ninguna diversificación productiva y, eso sí, todo el apoyo posible al sector privado desde los fondos públicos.

Esos "planes anticrisis", como se dijo durante el debate de esa y otras ponencias en la misma comisión, demuestran que el capital -el capitalismo- no se preocupará nunca por salvar a nadie más que a sí mismo, intentando perdurar, y que, con independencia de salidas temporales dentro del propio sistema, a Centroamérica, Ámérica Latina en general y los subdesarrollados de este mundo, no les queda más salida que unirse, integrarse, defender sus auténticos intereses, para minimizar riesgos y daños, y sentar así bases para futuros cambios más radicales y profundos.

Como dijo en su exposición Efectos del neoliberalismo y la crisis sobre la economía real mexicana, Armando Javier Sánchez, de la Universidad Autónoma de Sinaloa: las alternativas de soluciones no pueden ser exclusivamente económicas; tienen que ser propuestas de modelos económicos y políticos alternativos al capitalismo; ni el neoliberalismo, ni Keynes, ni neokeynesianismos, representan ya soluciones para América Latina.

El drama del Caribe

En nuestra región, además de Centroamérica, la vulnerabilidad mayor frente a la actual crisis se concentra en el Caribe insular, centro de atención del análisis de Oscar Montero, de la Universidad Complutense de Madrid, y Zoila González, del Instituto de Relaciones Internacionales, de Cuba.

Ambos, mirando hacia el conjunto de pequeños países desde el ángulo de la relación con la Unión Europea, alertaron sobre su tremenda fragilidad: pequeños mercados internos, poca competitividad, gran dependencia del mercado y de los sistemas financieros externos, en medio de gran contracción e incremento del costo de los créditos; reducción de ingresos por turismo, del que casi todos dependen en gran medida…

Según la doctora González, en esas condiciones, agravadas por la dependencia de Estados Unidos y de las antiguas metrópolis europeas, solo queda como opción sobreponerse a diferencias y buscar la integración entre sí y con otros, por la vía de alternativas como la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA).

El tema de las migraciones y la crisis, a partir del caso de México, expuesto por Arturo Perales y Angélica Lastri, de la Universidad Autónoma de Chapingo, sumó argumentos a los puntos de vista que, con fundamento, evidencian la desventaja mayúscula de los latinoamericanos dentro de la desbarajustada economía mundial.

Hoy los migrantes de la región, tanto hacia Estados Unidos como hacia Europa, son rechazados por el capital, que demanda menos fuerza de trabajo, y el regreso a sus países, sumado a la disminución del envío de remesas, no hace sino agudizar la precariedad económica y social de esta parte del mundo, donde naciones pequeñas como Panamá, a la que se refirió Juan Jované, de la Universidad de la nación itsmeña, agotaron las posibilidades de un fugaz crecimiento -desigualmente distribuido-, sobre la base de servicios financieros, el cobro de un recurso exclusivo como el Canal, y las construcciones en este último, así como de viviendas suntuosas.

¿Qué hacer ahora, en Panamá, toda Centroamérica y el resto de América Latina, cuando la farsa neoliberal de prosperidad prometida deja caer el telón?

¿Cuáles son las alternativas a la crisis? Los intentos de respuesta, por fuerza, ponen cada vez más en tela de juicio al capital y al capitalismo, aunque este aún esté lejos de batirse en retirada.

 

Mujeres al borde

de una crisis global

A casi 100 años de celebrar cada 8 de Marzo su Día Internacional, las féminas siguen llevando sobre sus hombros el pesado fardo de la vida doméstica, laboral y social, en el largo camino por su íntegro desarrollo personal

Ledys Camacho Casado

Desde lo local, asentadas en sus comunidades originarias, las Penélopes de nuestros pueblos esperan a que se haga el milagro de la equidad y la justicia social. Y aunque la crisis en sus devastadores efectos no tiende a discriminar por sexo, etnia o raza, lo cierto es que el llamado sexo "débil" soporta la carga pesada de la debacle económica mundial, por partida doble.

A la severa coyuntura, como la que vive hoy la mujer en Puerto Rico, se refirió Martha Quiñones Domínguez, economista y planificadora ambiental de ese país, quien habló sobre el desamparo en que quedan las féminas, en particular las empleadas públicas, las cuales representan el 25 % de los despidos en ese sector.

La también presidenta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico, explicó que cuando se desplaza a una mujer se desarticulan múltiples servicios sociales que están en función de la familia, la educación y cuidado de los niños, la protección y resguardo de los ancianos.

"Cuando eso sucede, quedan inoperantes la mayoría de las agencias y centros dedicados a socorrer a las víctimas de la violencia intrafamiliar, entre otros vinculados con las

pensiones y atención a los más desvalidos,

-señaló la especialista-, porque desde la perspectiva de la crisis y su repercusión, lo que se trata es de condenar a la mujer a la feminización de la pobreza."

Los mayores niveles de pobreza las obligan a no contar con un sustento para enfrentar solas la manutención de sus hijos, y a sobrellevar a la par todos los roles tradicionales que les han sido atribuidos por tantos siglos de dominación.

En un país donde la recesión lleva cuatro años al galope, con la consiguiente pérdida de empleos, una total dependencia de los vaivenes de la economía estadounidense y una alarmante transferencia de ganancias hacia la norteña nación imperial, las mujeres son las que más sufren los efectos de los graves errores de las políticas públicas, marcadas por un déficit fiscal sin precedentes y una notable falta de competitividad, entre otros males.

Apuntó Quiñones que aún no encuentran en su país mucha receptividad en esta batalla por la equidad, incluso entre algunas féminas y muchos hombres que asocian el problema con un asunto de poder, de dominio sexista, y por ello desde cualquier tribuna posible, incluidos los medios de comunicación, asumen el reto de defender sus derechos civiles.

Una globalización desde el Sur, de nuevo tipo, basada en la esperanza y el compromiso con el futuro para hallar una salida a partir de fundar un derecho y una concepción humanista, podría ayudar a desmitificar los propósitos adversos de la modernidad capitalista, proteger los patrimonios culturales, desafiando a los gobernantes del Norte, e instaurar una economía de factura solidaria y humana basada en la recuperación de la sapiencia local, en la cual las mujeres no se sienten a esperar por su reivindicación y sean ejecutoras de su propio destino.

PORTADA


     S   I   T    I   O           O   F    I   C   I   A  L  
XII Encuentro Internacional de Economistas Sobre Globalización y Problemas del Desarrollo.  
Palacio de Convenciones de La Habana

El Economista de Cuba ONLINE

Dirección General: Roberto Verrier Castro 
Dirección editorial: Arleen Rodríguez Derivet
Editora: María Isabel Morales

Staff:
Francisco Rodríguez Cruz, José Alejandro Rodríguez, Luis Úbeda (Corrector), Isabel Fernández Garrido (Coordinadora editorial), Tomás Rodríguez Zayas, Eduardo Montes de Oca, José Bodes Gómez, Hedelberto López
  Desarrollo WEB: Libia Bárbara Miranda Camellón  Fotografía: Alberto Borrego
Hospedaje Web:
 CubaWeb. La Habana. Cuba

 Web Evento: http://www.eleconomista.cubaweb.cu/globalizacion/
Correo Electrónico: globa2002@teleda.get.tur.cu
 

Diseño monitoreado por ProyectoWeb