Sitio Oficial - XII Encuentro Sobre Globalización
y Problemas del Desarrollo
La Habana del 1 al 5 de marzo de 2010

  

QUINTO  DÍA

Crisis económica + crisis climática: Y después, ¿qué?
Por Luis Úbeda

[05.03.2010]- Actualización 8:40 am de Cuba

Hasta no hace mucho, la mayoría de los especialistas se preocupaba por las consecuencias que el cambio climático provocaría, a no muy largo plazo, en algunas islas del Pacífico, Vietnam o Bangladesh por resultar más vulnerables al compararlas con otras regiones del planeta.

Sin embargo, ahora la alarma ha cundido en el rostro norte del globo terráqueo y no precisamente por apelar a la conocida frase de que "cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo…"

No, la realidad es como para quitarle el sueño a cualquiera. Casi ocho meses antes de la Cumbre climática de Copenhague, en diciembre último, un numeroso grupo de científicos se dieron cita precisamente en esa ciudad para denunciar las posibles y devastadoras consecuencias del aumento en el nivel de los mares, que según los más recientes estimados, "será mayor de lo previsto y en lugares hasta ahora tampoco previstos".

En efecto, el continente americano parecía ser menos vulnerable en comparación con la cara sur del planeta. Empero, el incremento en el rango del aumento en el nivel del mar en el futuro, discutido en el encuentro de especialistas, alarmó a los participantes americanos.

Allí quedó evidenciado que algunas áreas del Caribe, México y Ecuador son consideradas las zonas con mayor riesgo; otro tanto sucede con la ciudad de Nueva York y ciertos territorios de Florida.

En 2007, el informe elaborado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático especuló que los niveles del mar podrían elevarse entre 19 y 59 centímetros para finales del siglo XXI… hasta que detonó la "bomba" en Copenhague, donde el cónclave llegó a la conclusión de que el nivel de los océanos podría aumentar un metro o más, a pesar de mantener bajas las emisiones de gases contaminantes en todo el mundo. De paso recordaron que si al aumento del nivel de los mares se sumaba el efecto de los huracanes, "entonces el resultado será devastador..."

¿Por qué se ha acelerado este fenómeno? Muy sencillo: el derretimiento de los hielos en los casquetes polares. Uno de los científicos participantes, Walter Vergara, vaticinó que "el aumento de un metro sobre el nivel del mar cambiará de forma irreversible la geografía de las áreas costeñas en América Latina". Y argumentó: "Tal elevación de las aguas, por ejemplo, provocaría inundaciones en una zona de la costa de Guyana, donde está situada el 70 % de la población y el 40 % de la tierra cultivable. Esto implicaría una reorganización masiva de la economía del país".

En noviembre de 2008 las Naciones Unidas y Hábitat (agencia especializada en el cambio climático), realizaron un estudio sobre la situación de diferentes ciudades del mundo. El resultado arrojó que en la mayoría de los estados caribeños, 50 % de la población vive dentro de un radio de dos kilómetros de la costa, y por lo tanto, estará directamente afectada por el incremento del nivel del mar y demás consecuencias del cambio climático. La investigación también vaticinó que las Bahamas, las Guyanas, Belice y Jamaica, devienen los más expuestos al peligro si los océanos aumentan su nivel en un metro.

Pero no solo ellos. Las planicies costeras alrededor de la ciudad de Guayaquil, uno de los principales centros económicos de Ecuador, son vulnerables a una combinación de la elevación del nivel del mar, tormentas y turbulencias marinas. El aumento de un metro sería catastrófico para la industria pesquera y en especial para la camaronicultura, importante fuente económica de esa nación suramericana.

En Latinoamérica viven hoy 3 500 000 personas al borde o en las cercanías de la costa, mientras que casi 60 % de la población total influye negativamente en los ecosistemas costeros.

Pandemia del hambre, pandemia de enfermedades

Entre los efectos perjudiciales del cambio climático figura la reducción del rendimiento de las cosechas. Se estima que algunos países de África podrían verlas disminuidas en 50 % para el año 2020, agravando aún más el congénito flagelo del hambre que causa estragos en el continente. A ello se suma una mayor escasez de agua, que para esa fecha colocaría en una situación extremadamente crítica de 75 a 250 millones de africanos.

Pero el cambio climático se asocia al surgimiento de las enfermedades que, convertidas en pandemias, asolan el planeta, como resultado del incremento de las olas de calor, inundaciones y sequías. La suma de estos factores torna más vulnerables a las poblaciones humanas.

Científicos de la Royal Society de Londres, el Servicio Meteorológico británico (Met Office) y el Consejo de Investigación para el Medioambiente Natural, avisaron sobre los peligros que se ciernen sobre la humanidad en caso de que no se reduzcan las emisiones de gases de invernadero a la atmósfera.

Adujeron que las inundaciones de 2007 y 2009 en Gran Bretaña, la ola de calor de 2003 en Europa y en particular en Francia, y las recientes sequías en Australia "son patrones emergentes como consecuencia del calentamiento del planeta". La triada envió un documento a los gobernantes del Primer Mundo, exhortándolos a tomar medidas severas para reducir las emisiones de carbono, afirmando que la evidencia científica da cuenta de "un creciente cambio climático, más peligroso, cada vez más a largo plazo y potencialmente irreversible".

El protocolo revela que los niveles globales de dióxido de carbono siguen disparados, con un deshielo paulatino de las capas del Ártico desde 2007, y un registro de la década 1998-2008 como la más cálida en siglo y medio. Indica además que las persistentes sequías en Australia y el aumento del nivel del mar en las Islas Maldivas grafican posibles patrones futuros.

Por último, coincidieron que en caso de no tomarse acciones urgentes, "los cambios para el futuro serán más drásticos, con un fuerte aumento en el precio de alimentos, más enfermedades, inundaciones y sequías".

Preocupación en EE.UU.

El doctor Jianjun Yin lidera un equipo que estudia el cambio climático en la Universidad del estado de Florida. De él se desprende que mientras la mayoría de las ciudades costeras de América del Sur no están amenazadas este siglo por el aumento adicional del nivel del mar, sí figuran las de Nueva York y el Estado de Florida.

"Un aumento de un metro puede ser un desastre para algunas zonas de Florida, particularmente en el sur del Estado", considera el doctor Yin. "El incremento del nivel del mar sumado a la vulnerabilidad frente a los huracanes hacen que la situación allí sea muy preocupante".

En lo que todos los expertos parecen estar de acuerdo es que resulta imperioso que, sin dilación alguna, los líderes de América Latina tomen en consideración estas nuevas cifras sobre el aumento en el nivel de los mares y sus armagedónicas consecuencias a la hora de diseñar sus estrategias económicas, urbanísticas y sociales. De lo contrario, mañana será tarde.

PORTADA


     S   I   T    I   O           O   F    I   C   I   A  L  
XII Encuentro Internacional de Economistas Sobre Globalización y Problemas del Desarrollo.  
Palacio de Convenciones de La Habana

El Economista de Cuba ONLINE

Dirección General: Roberto Verrier Castro 
Dirección editorial: Arleen Rodríguez Derivet
Editora: María Isabel Morales

Staff:
Francisco Rodríguez Cruz, José Alejandro Rodríguez, Luis Úbeda (Corrector), Isabel Fernández Garrido (Coordinadora editorial), Tomás Rodríguez Zayas, Eduardo Montes de Oca, José Bodes Gómez, Hedelberto López
  Desarrollo WEB: Libia Bárbara Miranda Camellón  Fotografía: Alberto Borrego
Hospedaje Web:
 CubaWeb. La Habana. Cuba

 Web Evento: http://www.eleconomista.cubaweb.cu/globalizacion/
Correo Electrónico: globa2002@teleda.get.tur.cu
 

Diseño monitoreado por ProyectoWeb