Archivos:  2007  | 2008  | 2009  | 2010  | 2011  2012  2013  |2014  2015

E L    E C O N O M I S T A    D E    C U B A                             -- edición online --

 PORTADA | Mapa del Sitio   

Los Propietarios de Cuba 1958
Por Ernesto Molina Molina


[06.01.2016]- Actualización 7:00 pm de Cuba

Esta obra, Premio de la Crítica de 2007, presenta una selección de 550 de los más importantes propietarios de empresas de Cuba, entre ellos los miembros de la oligarquía económica que detentaban el poder económico del país, al momento de la irrupción de la Revolución Cubana. En cada figura seleccionada, se brinda el total de sus propiedades, los cargos de dirección que ejerció en diferentes instituciones, sus datos biográficos, en especial, su historial de propietario y la de sus deudos, su dirección particular y los clubes sociales. Es la segunda de una serie de cuatro sobre la economía y la sociedad del período republicano que remonta sus antecedentes hasta el siglo XVI. Fue precedida por Las Empresas de Cuba 1958 y le deben seguir la Burguesía en Cuba y el Capitalismo en Cuba.

Guillermo Jiménez Soler logra algo semejante en el campo de la ciencia histórica a lo logrado por Balzac en el campo de la novelística con la Comedia Humana. Y es que no es frecuente que un autor logre ordenar todas las fuentes de su investigación científica de forma que cualquier otro investigador pueda seguir sus pasos, incluso con un objetivo de investigación diferente al del autor señalado.

Los lectores de esta obra necesariamente deben esperar con sumo interés las dos obras que dan colofón a ese gran plan de investigación. Y cuando la obra este terminada y publicada, estaremos en presencia de un ejemplo semejante al que encontramos cuando estudiamos El Capital de Carlos Marx en su vínculo dialéctico con los Gundrisse, es decir, la difícil y compleja relación entre el método de investigación y el método de exposición.

Y como quiera que la curiosidad científica nos hace proponernos determinadas preguntas o problemas a esclarecer, adelantamos ahora algunas ideas al respecto, y esperamos que nuestro autor nos brinde algunas respuestas con la continuación de su trabajo científico.

Cuando Lenin investigó el desarrollo del capitalismo en Rusia, le concedió gran importancia al desarrollo del mercado nacional para alcanzar el desarrollo capitalista de aquel inmenso territorio: había que expandir primero el mercado interno y después el mercado externo.

En países subdesarrollados, las oligarquías "nacionales" se subordinan al desarrollo del mercado externo. El dominio de la banca suele permitir controlar el aparato del Estado y el Gobierno. La banca suele estar monopolizada y en íntima relación con el capital extranjero. Comercio y finanzas son instrumentos de dominio sobre la economía nacional. Sin el dominio de las finanzas no se puede atacar en sus raíces los principales problemas de la población y la sociedad en general.

Se puede comprobar en el libro de Pino Santos "Los Años 50", tercera parte, el interés de los arroceros cubanos por desarrollar el mercado nacional, y la presión de los arroceros norteamericanos por impedirlo. Observar como Pino Santos destaca el papel del BANFAIC, que primero estimula la producción arrocera nacional; y después se pliega a los intereses norteamericanos, que incluso chantajean a los azucareros cubanos y fomentan la división entre la burguesía azucarera y la no azucarera.

Mientras predomine la idea de que para alcanzar el desarrollo hay que producir para exportar, sin importar para nada el mercado interno, las grandes mayorías no tendrán desarrollo. Pero incluso en Cuba, como explica Pino Santos, se impuso una política azucarera restriccionista: ni siquiera se podía fomentar la exportación, pues los americanos lo impedían.

Pero en ese mercado interno la demanda de medios de producción ha de crecer en armonía con el crecimiento de la demanda de medios de consumo, lo cual supone la competitividad legítima: aquella que permite crear un alto valor agregado mediante la innovación sistemática y una fuerza de trabajo cada vez más calificada y un nivel de vida cada vez mayor. Los arroceros llegaron a importar tecnología para impulsar el desarrollo diversificado del país; y después, se les obstaculizó el poder desarrollar la producción de arroz, con la complicidad de los azucareros.

El desequilibrio eficiente debe conducir a que diversas ramas y no pocas, sobrepujen a otras y generen excedentes, lo cual supone un consumo productivo significativo que permita la reproducción ampliada y permita garantizar las exportaciones competitivas.

La existencia del latifundio ganadero, como explica Pino Santos, y en alianza con el capital extranjero, subordina a la pequeña propiedad ganadera y le impide acceder a métodos más productivos.

La política keynesiana de carácter "tropical" que se estableció en Cuba favoreció principalmente el efecto multiplicador de la inversión en los Estados Unidos y no en Cuba, pues el gasto público estimuló la importación de mercancías desde las empresas norteamericanas.

¿De dónde obtuvo Pino Santos la magnitud del multiplicador de inversión que le permitió fundamentar mejor el impacto negativo de la política restriccionista azucarera que EUA le impuso a Cuba?

Con políticas nacionales correctas se puede avanzar; y mucho mejor con políticas integracionistas correctas. Pino Santos y Cepero Bonilla denuncian desde la revista Carteles la política entreguista de Batista. Es admirable que lo hicieran desde una revista no comunista con enfoque marxista y sin "palabras marxistas".

Aquel sector nacional que se enriquece de la actividad principal del país, amplía su esfera económica hacia el comercio, las finanzas y los servicios.

El capitalismo de estado en países subdesarrollados permite el vínculo estrecho entre el capital privado, el capital estatal y el capital extranjero. Este vínculo es necesariamente contradictorio. Se puede y debe estudiar el proceso y cambio histórico en la formación de cada oligarquía nacional. Ello supone el estudio de la monopolización de la economía con la configuración de los enormes poderes financieros, industriales y comerciales y su manifestación en el campo político.

La forma como funciona el capitalismo de Estado en Cuba desde la época de Machado y particularmente en los años 50 con Batista, demuestra que es un capitalismo de Estado anti – nacional: defiende fundamentalmente los intereses del capital extranjero.

La estabilidad de una sociedad capitalista, sea desarrollada o subdesarrollada, depende especialmente de la dinámica de las clases medias. Y depende muy especialmente de la política científica bien diseñada, para contar con aquel presupuesto necesario que garantice al menos un 1% de científicos y tecnólogos del total de los habitantes y que responda a los objetivos nacionales.

En algún momento de la historia económica de Cuba el sistema de plantación constituyó una fortaleza para el capital nacional, si bien debía compartir en forma desigual la plusvalía con el capital extranjero. Con la crisis estructural de la economía cubana esta situación se revierte. ¿Se puede mostrar estadísticamente la dinámica de la distribución desigual de la plusvalía entre el capital extranjero y el capital nacional en los años 50?

¿Cómo evalúan los distintos economistas cubanos el papel de la inversión extranjera en la salida del subdesarrollo en Cuba? ¿Cómo se entrelazan el ciclo económico azucarero y el ciclo económico internacional?

La moneda nacional debe ser fuerte para importar maquinarias, equipos, tecnología; y debe ser débil para abaratar las exportaciones. Sin banco nacional un país no puede llevar a cabo una política monetaria propia. ¿Llegó a tener Cuba con su flamante Banco Nacional a tener una política monetaria soberana? ¿Pudo defenderse Cuba de la importación de inflación desde los EUA? ¿Intentó Hacerlo en los años 50?

Para identificar a los sectores que integran la oligarquía nacional es importante conocer quienes controlan el poder ejecutivo de la nación; quienes se encuentran permanentemente preparados para ejercer la "violencia legal" cada vez que sea necesario. ¿Se puede afirmar que el Congreso de los EUA ejercía sobre Cuba "violencia legal" sobre la economía cubana, especialmente sobre su política azucarera?

En contraposición a la oligarquía nacional, es necesario identificar todas las fuerzas sociales, políticas, culturales, religiosas, étnicas y de cualquier otra naturaleza, que objetivamente están enfrentadas a ese enemigo. De allí la importancia de la definición de pueblo que diera Fidel.

¿Qué papel jugaron los revolucionarios cubanos que inteligentemente escribían y denunciaban desde revistas como Bohemia y Carteles la política entreguista de los años 50?

Es importante distinguir la parte de la oligarquía nacional que incurrió en bienes malversados y la que posteriormente fue nacionalizada.

En las naciones todas de Nuestra América, quienes aspiren a llevar adelante procesos revolucionarios, han de llegar a conocer profundamente las características de sus oligarquías económicas, así como sus entrelazamientos con el capital transnacional. El caso cubano, aún con sus particularidades, tiene que presentar valiosas lecciones para el resto de América latina.

En conclusión, la acuciosa obra de Guillermo Jiménez Soler sobre los propietarios en Cuba en los años 50, abre un espacio de nuevos planteamientos para el esclarecimiento de nuestro proceso histórico nacional.

MATERIAL ANTERIOR

PORTADA | Mapa del Sitio    


Añadir Feeds

© Copyright 1997-2016  El Economista de Cuba EDICION ONLINE
Publicación Digital de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba  ANEC
Calle 22 esquina a 9na Nro. 901. Miramar. Playa. La Habana. Cuba 
Teléfonos: (53-7) 29 3303 y 29 2084 Fax: (53-7) 22 3456 

Hospedaje: Infocom. La Habana.